Una gran familia gracias a Green Valley

Miriam Rodríguez Fernández & Ana Cuesta

El pasado 13 de diciembre de 2019, ha tenido lugar en la Sala Andén uno de los conciertos más esperados de todo el año, “Green Valley”, y que ha servido para cerrar esta ajetreada agenda que ha tenido la Sala Andén desde su reapaertura.

El grupo de género reggae y dancehall esta formado por 6 miembros alaveses y catalanes que desde el 2004 han sorprendido en los escenas a todo el público que les ha seguido y siguen. Es uno de los grupos españoles más conocidos de este género, gracias a sus composiciones dinámicas, con buena energia y por sus letras reivindicativas. A sus espaldas llevan una trayectoria de 5 discos, este último “Bajo tu piel”, es el que presentaron en su tour el pasado viernes 13 de diciembre en la Sala Andén.

El concierto que ofrecieron se dejó notar por esa complicidad del público con el grupo. esta fue tanta que para finalizar su actuación y dar cierre a la cita de la noche, bajaron al publico a cantar con ellos. No solo esto, sino que el publico estaba en todo momento entregado a Green Valley mediante gritos de “Te quiero” o algunos otros muy graciosos como “Cásate conmigo”. Quitando estos momentos graciosos pero de suma entrega por parte del publico, que se generaron batallas de baile y sobre todo bailes sincronizados para movilizar a todo el pulico de un laod a otro de la sala.

Por si no fuera poco, en esta noche tan acogedora nos acompañó otro grupo riojano llamado “La Cosecha Mestizaje”, quienes introdujeron al grupos Green Valley, pero no solo en su parada pro Burgos, sino en otros destinos del Tour Bajo la Piel 2019. Surgió hace 2 años como un proyecto musical de fusión de estilos y ritmos. Esta formado por nada más y nada menos que por 10 integrantes. Abarca desde reggae, rap, ska, blues funky, rumba, rock y flamenco. Aunque fue el reggae y flamenco los estilos que más se dieron a notar en la pasada noche en la Sala Andén.

esta explosiva fusión de ritmos hizo que desde el minuto uno de su aparicion en el escenario la gente se entregase a su musica y su sincronizacion en el escenario. Fue tal esta entrega, que el publico empezó a aplaudir, saltar, gritar los estribullos y leantar los puños como si de una batalla de gallos se tratase.

Una energia brutal desprendida entre los grupos y el publico, que se hizo notar desde el minuto uno.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.