Ubulive 2020: La gran final

Ana Martínez, Ana Cuesta & Miguel Ángel Portilla

Hoy, por último jueves consecutivo, la Sala Andén 56 acogió la final del Ubulive 2020, en la que grupos formados por universitarios de la ciudad, compiten todos los años para ganar este codiciado concurso, lleno de grandes premios.

Puntuales como siempre, comenzaron su actuación Juicio Final. La banda de Pradoluengo, que es la más numerosa con 8 miembros entre los que encontramos guitarristas, bajistas, baterías y muchos, muchos metales, volvieron a demostrar que si han llegado hasta aquí es por algo. Empezaron con su fuerza habitual, esa que les caracteriza tanto, y cumplieron su tiempo de concierto haciendo que el público, que fue escaso al principio, botara y moviese su cabeza igual que harían en un festival de música multitudinario. Porque así es su música, de la que te hace saltar y disfrutar cada segundo del concierto, aunque tengas menos de 5 años y tu primo sea el bajista. Lo disfrutas igual.

En segundo lugar, Adrián Treceochenta, acompañado a los platos por Gambone, demostró que el rap debe tener un sitio en el panorama musical de esta ciudad, hecho que, en muchas ocasiones, se nos olvida a todos. Con una actuación brillante, cargada de sentimiento y garra, esa que te permiten las letras extensas del rap, en las que el músico y la persona se funden en uno, como debe ser, pusieron el punto diferencial a una de las finales más reñidas de los últimos años. Los cuellos siguieron moviéndose sin parar hasta que terminaron su actuación y dejaron paso a los últimos finalistas de la noche.

En ese último lugar, y con una sala con ganas ya de seguir la fiesta, fue el turno de Stalemate, el grupo de metal instrumental que tantas actuaciones lleva ya este curso. Y sinceramente, poco me queda ya por decir de este grupo, que ha aparecido varias veces en la crónica de este periódico, pues muchas veces, las actuaciones tienen diferencias, de volumen, de actitud, de sonido, de precisión… Pero ellos no. Ellos siempre son precisos, exactos, imprimiendo la energía justa en cada nota para conseguir el mayor impacto posible sobre el público, acorde a su música, a su esencia. Y es que no se le puede pedir más a un grupo amateur, como son Stalemate, aunque en directo no lo parezcan, pese a cualquier problema técnico que puedan tener, como que el jack inalámbrico de la guitarra decida soltarse en el momento menos oportuno.

El grupo invitado de la noche, No Konforme, formado en Vallekas en 2006, fue el encargado de cerrar la noche de música antes de la deliberación final del jurado. El grupo de punk-rock ska, con unas letras cargadas de reivindicación, de igualdad y crítica a la violencia de género, tan llenos de gritos contra las injusticias cotidianas, esas que todos hemos sufrido, comprometidos con los problemas de la sociedad, demostraron por qué han tocado en festivales grandes de este país como el Viña Rock durante varias ediciones.

Pese a tener solo tres discos en el mercado (“La primera en la frente”, marzo de 2012; “Los que van a morir te la sudan”, mayo de 2014; “Delicias de una falsa democracia”, marzo de 2017), militan con un público fiel y entregado, que deja su garganta en cada sílaba y su energía en cada salto.

Así, poco a poco, llegó el momento verdaderamente importante, el de la decisión final del jurado, que comunicó al triunfador de la noche.

El orden de ganadores finalmente fue:

3º Juicio Final

2º Stalemate

1º Adrián Treceochenta y Gambone

Enhorabuena a todos los participantes de esta edición por el grandísimo nivel mostrado y en especial a Adrián Treceochenta y Gambone por el merecido premio. Esperamos veros a todos en la siguiente edición, que esperamos con muchísimas ganas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.