Olor a kalimotxo y cerveza

Ana Martínez & Miguel Ángel Portilla

Este viernes, la Sala Andén 56 albergó dos conciertos del más puro punk.

En primer lugar, a eso de las 23:30 de la noche, y pese a estar como los teloneros, Memocracia presentó en escena su nuevo trabajo, “Ha Partido”, que han grabado durante este año.

Los actuales ganadores del Ubulive (2019) comenzaron a calentar los motores de una sala que, al principio, se mostró algo fría, pero que poco a poco fue cogiendo forma y demostrando que si te dejas la piel en el escenario, el público se deja el cuello y la voz para ayudarte.

Después de un año girando por media España, Memocracia vuelve a aportar en este nuevo proyecto la fuerza de siempre, renovando algunos sonidos y consiguiendo la solidez en el directo que te da la experiencia.

Sin apenas silencios en su actuación, dejaron llano el camino para el grupo principal de la noche, K.O. Etílico.

El grupo vasco también presenta disco esta noche, y uno recién salido este 2020, “+Kaos ke nunka”, que regalaban con la entrada.

Se trató de un concierto especial, pues colaboraron con la Asociación de Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA) de Castilla y León, que trabaja día a día para hacer más cómoda la vida de aquellos que padecen esta enfermedad, sin olvidar nunca la importancia que tiene seguir investigando para encontrar una cura a la misma.

La banda, que lleva aproximadamente 3 años en activo (aunque no haya sido hasta este año cuando han empezado a dar continuidad a su proyecto), toma el relevo del antiguo Kaos Etíliko, de la mano de Zigor, su mítico cantante. K.O. Etíliko tiene ya programados varios conciertos en festivales importantes del panorama punk del país, por lo que contar con ellos en un concierto en Burgos, con la solidaridad de la causa, es más que un privilegio para una ciudad que no se ha olvidado de una de las voces más míticas del punk rock nacional.

Dando un gran repaso a la discografía de Kaos Etíliko, pues como ya deja intuir su nombre, K.O. Etíliko no se olvida de sus orígenes, pudimos escuchar temas míticos como “Tripi” o “Hablar por hablar”, a parte de las canciones de su nuevo disco, en el que se intuye el Kaos Etíliko de siempre, con el sonido renovado de una banda nueva, pero sin olvidar la tirada que da la experiencia.

Así terminó la noche del viernes 21 en la Sala Andén 56, retrocediendo 20 años a la época donde esa mítica banda del punk rock español aun no había desaparecido como lo hizo, sin apenas dar señales.

Y así, terminó una noche de fiesta, de olor a kalimotxo y cerveza, con el recuerdo de los nostálgicos y la certeza de que este grupo va a dar mucho de que hablar, porque Zigor, rodeado por unos músicos magníficos, ha vuelto, y de qué manera.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.