“No era difícil pero tampoco te lo regalaban”

Diego García & Miguel Ángel Portilla

La semana pasada daba comienzo el periodo de exámenes de la EBAU, que seguro recordaremos como el más raro desde que cambió su terminología. Decidimos ponernos en contacto con Patricia Betete, una de las alumnas que ha podido vivir en primera persona esta experiencia.

Según Patricia, los nervios no se hicieron notar hasta los momentos previos a la primera prueba. Al llegar a la facultad correspondiente, los alumnos y alumnas fueron repartidos por clases de un aforo controlado y manteniendo unas mínimas medidas de seguridad, que consistían en la adquisición de una bolsa plástica donde deberían introducir su mochila y el teléfono móvil apagado por separado, y la disposición de gel desinfectante en la entrada de cada aula.

También nos cuenta que, ya dentro del aula, los estudiantes se encontraban a dos metros de distancia unos de otros y es por ello que se les permitió quitarse las mascarillas para la realización del examen.

Así mismo, Patricia valora la labor y la implicación de los docentes que se encontraban en el aula. Resalta su ánimo por solventar las dudas y por rebajar una tensión añadida que los jóvenes han tenido que sobrellevar como han podido durante estos meses. Y sobre los exámenes, nos comentaba con satisfacción que se lo esperaba mucho peor. “No era difícil pero tampoco te lo regalaban”.

Finalmente le preguntamos por sus aspiraciones a la hora de entrar a la universidad; Patricia nos habla de su sueño de convertirse en profesora de Educación Infantil o Primaria para poder hacer que los niños y niñas de las generaciones futuras sean personas mejores y más preparadas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.