Leyendas que vuelan en Burgos

Fran Sarabia, Miguel Ángel Portilla y Ana Cuesta

Una fina lluvia que iba tornando en aguanieve caía sobre la Sala Andén, desde fuera se oían los bombos que auguraban otra gran noche de Hip Hop en Burgos. Una vez dentro, se dejaban escuchar canciones de Ayax y Prok, Fernandocosta, mezcladas con Kendrick Lamar y clásicos como Wu Tang Clan.

Empezaron caldeando el ambiente, los locales Buse Spencer y Dj Gambone con la compañía de varios artistas de la ciudad. Conocemos de sobra a Buse y su Rap clásico, un estilo con mucha influencia del hardcore de los 2000, un rap que te golpea el pecho y la conciencia con un mensaje social muy marcado y muchos versos de competición, tan tradicionales en la escena del Hip Hop.

Sucesivamente, salieron JD Era y Ras Kass a presentarnos las primeras rimas desde el otro lado del charco. Rap clásico de los 90, que nos creaba la atmósfera perfecta para lo que se avecinaba, atrayendo el público a las primeras filas.

Se acercaba el gran momento, pasaban unos minutos de rigor de la hora programada, pero todo en orden, Ayax y Prok sonando, la gente entraba y empezaba a ocupar el piso de arriba, casi mil personas para llenar la sala.

Y salieron, salieron como solo los raperos de su generación saben hacer, ataviados aún con plumas y mochilas, empezaron a saltar y soltar temas clásicos que hicieron enloquecer a la comunidad hip hop burgalesa, que les empezó a seguir al mas puro estilo de las fiestas que dieron origen a esta cultura en los barrios de Nueva York. Y es que Onyx, lleva desde 1989 dándonos auténticos clásicos del Rap norteamericano como “Piro, Last Dayz, Shut ‘Em Down, Judgment Night, o el archiconocido Slam”. Onyx ha sido y sigue fiel al sonido gestado a inicios de los 90, con samples de clásicos funky, soul o jazz, siempre acompañados de unas rimas muy afiladas, haciendo gala de su gran capacidad lírica y sus skills. Se han codeado con los artistas de rap más importantes de su época, hablamos de grupos como Wu Tang Clan, o artistas como Big Pun, DMX o 50 cent. Este grupo, es uno de los clásicos en activo, y tiene a sus espaldas varios éxitos en las listas Billboard a lo largo de estos 30 años de carrera. Si no estáis familiarizados con este estilo, es como si AC/DC hubiera venido a la Sala Andén 56 con sus integrantes originales.

Es remarcable, el hecho de que gracias a la acogida aquí, Onyx se haya planteado hacer una gira por salas españolas y europeas, que están anunciando en sus redes sociales.

En conclusión, fue una noche para recordar para todos los amantes de este género, y otra medalla más que se pone la nueva gerencia del espacio musical burgalés, que está sabiendo como nadie entender y renovar la escena musical de una ciudad, que adolecía de una programación más potente y acorde con los gustos actuales. Y es que los que no vinieran, se arrepentirán de no poder decir “Yo vi a Onyx en Burgos en 2019”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.