“La tierra, la carne” De Cristina Guerrero

Miriam Rodríguez Fernández

Cristina Guerrero nos traslada en su primera exposición de 30 fotografías a su pequeño e intimo mundo, lejos de la barbarie y brutalidad del colapso ecológico. “La tierra, la carne”, nos adentra en un lugar donde las aguas y los bosques rozan de nuevo lo sagrado haciendo que el hombre pueda borrar su nombre, fundiendo su cuerpo con la tierra.

En los últimos años cada vez mas gente se dedica a la fotografía, ¿Qué hace que tus fotografías sean diferentes y que destaquen? Siempre me ha interesado la fotografía y desde que he empezado hace 7 años he notado un gran desarrollo. Creo que no somos competencia porque los años de experiencia hacen que tu trabajo sea con más técnica, además que todos hemos empezado igual. Mis fotografías están muy centradas en la experimentación artística y en el juego visual que puedo hacer con ellas, permitiéndome mostrar así ese mundo interno de calma y naturaleza. Considero que lo que más hace que mis fotografías destacan es el blanco y negro y también la temática de la naturaleza a través de modelos o enfoques artísticos con Photoshop.

“Muchas personas han visto fotografías con rasgos similares a los que yo trato en las mías y han pensado en mí al verlas, aludiendo a mi trabajo fotográfico: Cristina lo podría haber hecho tranquilamente.”

La experimentación que llevas a cabo y ese mensaje interior que hay en cada una de las fotografías ¿A qué se debe? Todas mis fotografías son consecuencia o reflejo de lo que yo siento en el momento de capturar la imagen. En esta exposición se encuentra el trabajo de 3 años y por tanto el mensaje que hay en cada una de ellas es muy diferente, porque lo que sentí en el 2019 no tiene nada que ver con lo que sentí en el 2017. Lo que muestro son, como bien he dicho antes, unos mundos internos que yo tengo. Esto se debe “a ese deseo de huir” o “añoranza de ese mundo”, respecto al día a día de las personas en una ciudad, como es mi caso. Yo vivo en una ciudad y me gustaría estar en un campo, asique plasmo en una fotografía esa calma que me trasmite el pensar que en ese momento pueda estar en el campo. También me gusta tratar como tema el daño al ecosistema, un ejemplo son esos ríos limpios, a modo de reflejo de lo que en un futuro añoraremos cuando nos encontremos en una brutal contaminación.

“Muestro mundos donde la naturaleza es pura, a modo de comprender que en un futuro con la contaminación, estos paisajes que muestro pueden desaparecer. Por tanto, muestro también mundos a modo de tristeza y añoranza.”

El titulo de esta exposición no queda indiferente, ¿Por qué el hombre y la naturaleza? El título y fotografía de cartel ha sido una elección muy difícil de hacer, pero ha sido la composición y estética de la misma la que ha hecho que sea la elegida. Esta exposición es bastante sencilla ya que hablo de como la naturaleza y el hombre puede conectar. Por tanto el título también es muy claro y directo, permitiendo a que cualquier persona que vaya a verla entiendo de primera mano lo que se va a encontrar.

Ojeando tus redes sociales, vemos que has dado algún adelanto de lo que veremos en la exposición… ¿Qué ha hecho que quieras dejar atrás las RRSS? Desde hace tiempo quería adentrarme en la aventura que supone elaborar una exposición, que no es trabajo fácil, porque al fin y al cabo Instagram no te permite explorar diferentes formatos y la calidad se pierde, así como los pequeños detalles. Es una comodidad a la que uno se acostumbra porque solo es subir una fotografía y listo, asique yo quería algo más. Poder imprimir y seleccionar las fotografías que más me gustaban y determinar como ponerlas en la exposición y ver si era posible atrapar a las personas en ellas era lo que quería: arriesgar.

“Publicar en Instagram es buscar un like fácil, pero en una exposición ves si tu trabajo es entendido por las personas más alla de lo que son.”

¿Te gustaría realizar alguna exposición más sobre los pequeños mundos que creas en tus fotografías? Pues sí. Estos últimos 5 años he evolucionado mucho llegando a tocar Photoshop, algo bastante complejo que nunca pensé que conseguiría y que se verá en esta exposición. Por ello en un futuro si que me gustaría hacer alguna que otra exposición, aunque por el momento prefiero centrarme en esta y ver que pasa. Estoy muy emocionada y ansiosa de ver si la gente entiende y comprende estos mundos interiores que les voy a mostrar a través de la naturaleza y los cuerpos.

“Tal vez en un futuro consiga hacer una exposición totalmente diferente a la que presentaré este 18 de febrero, y será ahí cuando me de cuenta de como cambian los sentimientos y emociones en una fotografía.”

Dentro de esta exposición, ¿Hay algo escondido en ella que la gente tenga que descubrir? Pues es una buena pregunta. Antes de nada, para mí la fotografía es un mundo en el que me he acomodado, no encerrado, y me siento muy bien gracias a los aspectos visuales y artísticos con los que puedo jugar. Es por esto, por lo que esta exposición para mí es muy personal y me gustaría que la gente al verlas se parasen a ver los pequeños detalles que esconde. Pero es muy difícil explicar los pequeños detalles de las 30 obras. En cambio hay una obra de pequeñas dimensiones que a todos mis amigos que se lo he mostrado no han sabido ver lo que es, por lo que se podria decir que esta obra es lo que escondo dentro de esta exposición.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.