Historias con Inicio “C”: Tres

Ana Martínez

Nonagésimo primer día de la cuarentena. El lunes, estaremos en fase tres.

La verdad es que no me lo esperaba, pero supongo que es una buena noticia que hayan adelantado el cambio de fase y estemos un poco más cerca de recuperar esa “nueva normalidad” de la que llevamos hablando tanto tiempo pero que nadie sabe todavía qué va a implicar, aparte de mascarillas y mucho gel desinfectante, claro.

Ahora bien. Visto lo visto con estos últimos cambios de fase, lo que antes me emocionaba, ahora mismo me da bastante igual. Es decir, cuando estábamos en fase cero, pasar a la primera fase, poder ver a mis amigos, reunirme con ellos, era como levantarte por la mañana y que fuese el Día de Reyes. La emoción, las ganas de hacer cosas. Todo eso que ahora mismo me da absolutamente igual, porque os tengo que confesar que aun no he pisado un solo bar, y me sigue sin apetecer retomar mi vida social y laboral de antes de la pandemia.

Seré yo, que soy una rancia, pero es que estoy tan tranquilita en mi casa, en pijama, viendo de vez en cuando a mis mejores amigos y apartando de mi vida a la gente tóxica que no muestra interés por formar parte de mi vida.

Porque algo que le tengo que agradecer a toda esta movida es que ha puesto en su sitio a mucha gente, incluida yo, supongo.

Me ha demostrado quién está y quién quiere estar. Quién se preocupa por mi y quién suda completamente y sólo me habla por el interés.

Nada mejor que una pandemia mundial para darte cuenta de quienes son tus verdaderos amigos.

Y supongo que he reducido bastante la lista.

Pero, ¿sabéis qué os digo? Que casi que mejor. Así ahorraré dinero y no perderé el tiempo con personas a las que mi bienestar les importa una mierda.

Así que sí, tras noventa y un día de cuarentena, nos acaban de decir que a Burgos le queda un poquito menos para entrar en esa nueva normalidad, y pese a que sea una maravillosa noticia, he de confesar que me da bastante igual entrar o no en fase tres.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.