Historias con Inicio “C”: Risa

Ana Martínez

Quincuagésimo tercer día de la cuarentena, hoy me ha dado un ataque de risa.

Yo, generalmente, soy una persona alegre. Es cierto que me enfado rápido, que soy de mecha corta, pero igual de veloz que me enciendo me apago, así que si consigues hacerme reír cuando estoy mosqueada, vas a conseguir también que se me pase el enfado. Esto hace que la mayoría del tiempo esté haciendo el idiota, gastando bromas o metiéndome de forma cariñosa con el resto del mundo para reírme un rato, pero no es normal que me dé un ataque de risa.

Y lo peor de todo es que el motivo por el que me ha dado no tiene ninguna gracia en sí, porque básicamente ha sido al leer la noticia de que la Junta de Castilla y León no tiene intención de proponer a las distintas zonas básicas de salud para pasar a la fase 1 hasta que estas lleven una semana sin contagios, y hoy en Burgos hemos tenido más de 60. Sólo hoy.

Así que imaginaos. Una semana sin contagios. SOLO PARA PASAR A LA FASE 1. No salimos de esta cuarentena hasta octubre. Y pues me ha hecho gracia la idea, así que he empezado a mofarme de la situación y 10 minutos después, estaba llorando de la risa tirada en la cama. Supongo que es un reír por no llorar en toda regla. Aunque también es cierto que ahora recordándolo me vuelve a entrar la risa y no puedo evitar que se me escapen un par de carcajadas.

Y es que este pequeño rebrote se está dando cuando hace más o menos 10 días que los niños pudieron empezar a salir de sus casas. Ahora, por favor, imaginad qué va a pasar dentro de una semana cuando se empiecen a diagnosticar los casos de los contagiados que han salido en masa este fin de semana a caminar o a hacer malabares (yo incluida), que, por supuesto, serán muchos más por la falta de responsabilidad de los que iban más de dos juntos o los que quedaban con sus colegas para dar un paseo en bici, pese a que está PROHIBIDO.

Pues cómo no me va a entrar la risa, de verdad, si es que nos lo tendríamos merecido por idiotas. Que luego tienes que ver a gente conocida, incluso amigos cercanos, subiendo fotos a las redes con amigos suyos, dando un paseo por el monte, haciéndose sesiones de fotos al atardecer y yendo a montar locales para cuando la desescalada termine. No entiendo como una especie animal tan estúpida es la dominante, de verdad.

En fin, yo me voy a preparar para salir con mi abuela, porque en este quincuagésimo tercer día de la cuarentena, me ha dado un buen ataque de risa.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.