Historias con Inicio “C”: ¡Rigoberto está vivo!

Diego García

Han pasado algunos días desde la última vez que me senté a escribir en este lugar, pero no ha pasado el tiempo en balde. He estado probando e investigando los orígenes de este peculiar dragón que un día rescaté de aquella feria ambulante en una noche de San Pedro.

Intenté jugar a los detectives, pero creo que me he pasado. tantas series y novelas policíacas me han frito la cabeza, igual que en su época hicieron lo propio las novelas caballerescas con el bueno de Don Quijote.

Comencé por la extracción de muestras. Empecé por las garras, pero en el caso de Rigoberto sería complicado puesto que no tiene. Puede ser que aún no las haya desarrollado, o que simplemente las haya perdido en algún combate u otra aventura que se niegue a contar. Ni escamas, ni fluidos… ¡Nada! ¡No hay rastro de nada!

Lo que aún no tengo claro es si este ser fantástico es capaz de ejercer algún tipo de movimiento que demuestre que está vivo, o estoy ante un ser inerte o un cadáver tal vez. Para ello decido emplear una técnica tan antigua casi como el propio ser humano, y decido pincharle levemente en el estómago a ver si es capaz de sentirlo. Acerco lentamente el alfiler a su vientre y… de pronto… -¡Ay!- ¡Rigoberto está vivo!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.