Historias con Inicio “C”: Paz

Ana Martínez

Quinto día de la cuarentena. Creo que hoy he encontrado algo de paz.

Reconozco que parece que mi cuerpo se empieza a aclimatar a estar encerrada entre cuatro paredes todo el día.

Tengo momentos horribles. La ansiedad me supera y sólo me apetece llorar y golpear virus asquerosos, pero al final, siempre se pasa.

He descubierto que el mejor de los métodos para pasar el tiempo cuando estoy así de nerviosa es mirar por la ventana, aunque haga frío fuera y no se vea un alma. De alguna forma, me transmite paz. Y eso, paz, es justo lo que necesito en esos ratos.

También he descubierto que otra de las ventajas de no hacer absolutamente nada durante todo el día, es que puedo dedicar una hora diaria a hacer ejercicio. Y no sé cuánto durará esta racha deportista, pero bueno, al menos mi cuerpo se olvida de la cuarentena durante un ratito y compenso las 4 cervezas diarias.

Para los que estuvieseis pendientes de Mos, deciros que hoy la he vuelto a ver. Ha sido durante unos de esos ratos mirando a la ventana. Sé que es ella porque revolotea distinto al resto, y seguro que os pensáis que estoy algo loca por creer que puedo diferenciar a una mosca de otra, pero os aseguro que con la cantidad de tiempo que he dedicado a mirar el vuelo errante de Mos, podría diferenciarla entre 100 como ella. Aunque como ella en realidad no haya ninguna.

Por casa todo normal. De momento nadie ha matado a nadie, aunque no lo descarto en unos cuantos días. Este Gran Hermano nacional que hemos montado nos va a llevar al límite de la convivencia social, y creo que no quiero saber quién gana la portada de Interviú.

Es mi quinto día de cuarentena, y hoy creo que he encontrado paz.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.