Historias con Inicio “C”: Negatividad

Ana Martínez

Hoy es el vigésimo cuarto día de la cuarentena, y tengo la sensación de que hoy, se ha apoderado de mi la negatividad.

A ver. Entiéndaseme bien. No negatividad de verlo todo negro, de pensar que todo se va a acabar este año, de que vamos a morir todos y esto va a terminar con la humanidad tal y como la conocemos. No soy tan agorera.

Negatividad en el sentido de que todo me molesta, todo me parece mal. O al menos, casi todo. Será que cada tontería que escucho me importa más que antes, o me parece que tiene más relevancia que antes, y hay demasiado tonto suelto.

La última bobada es la de una chica que aseguraba que esto es culpa de la educación (lo que me faltaba ya, hombre) porque no nos han enseñado a controlar nuestras células con el cerebro. Sí. Leéis bien. Controlar células con el cerebro. Ni que fuésemos

Magneto o algo.

Luego también tienes que escuchar que la economía importa más que la vida de la gente. Bueno, no lo escuchas tal cual, porque por suerte, aún queda un poco de decencia en cierto sector político de este país (aunque parezca que cada vez queda menos), pero en el fondo, es lo que quieren decir. Claro, la que no importa es la vida de los obreros, la de las grandes fortunas, esa, ni tocarlas, que si no nadie me invita en verano a su finca en la playa.

Médicos que están mal de la cabeza y se dedican a amenazar al Gobierno, curas bendiciendo calles, personas haciendo procesiones, eso sí, respetando la distancia de seguridad. Será por eso que luego, cada vez que alguien me dice algo sobre esta crisis, me pongo de los nervios. Será que estoy harta, que estoy negativa y que tengo la sensación de que todos esos tontos que antes estaban calladitos en sus casas, ahora tienen más voz que nunca, y están más orgullosos de su tontería que nunca.

Menos mal que me consuela saber que hoy, hubiese sido un buen día de playa si hubiese podido coger ese avión.

En fin, hoy es el vigésimo cuarto día de mi cuarentena, y estoy segura de que son todos estos tontos los que tienen la culpa de que en días como hoy, se apodere de mi la negatividad.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.