Historias con Inicio “C”: Médico

Ana Martínez

Sexagésimo sexto día de la cuarentena. Hoy he ido al médico.

Bueno, o más bien, mi médica me ha llamado a casa, porque ahora no se puede ir al Centro de Salud si no te dicen que vayas. Tú pides la cita y más o menos a la hora a la que se supone que te tocaba estar allí, te llaman y te atienden. Si necesitas ir a la consulta, te acercas a lo largo de la mañana, y si no, pues solucionan lo que sea por teléfono y listo.

Así que a eso de las 11:30, el adjunto de mi médica me ha llamado, y le he pedido que me diese cita para repetir la analítica que me hice hace medio año. Y es que resulta que yo esta semana debería ir al hospital para una consulta con un especialista de digestivo, pero con lo del bicho, ni cita ni cito. Llevo con problemas de estómago desde agosto, y parece que o buscamos un especialista privado o igual no tengo cita hasta octubre, así que tras hablarlo en casa, decidimos que lo mejor sería repetir la analítica, ver si ha habido mejoría y en caso de que no, buscar una consulta privada y llevarle algo reciente. Para que luego digáis que con 50 muertos al día, la cosa del bicho está solucionada. Perdonad que me ría.

Me encantaría ponerme a hablar sobre lo irresponsables que estamos siendo, lo poco cortos de mira y lo egoístas que estamos saliendo de todo esto, pero me consta que mi compañera Ana escribió ayer una entrada sobre ello, “Vergüenza”, así que no seré yo quién os siga aburriendo a base de verdades.

El caso es que, aunque ya casi no muera gente, aunque mantengamos los contagios controlados, nuestro sistema nacional de salud está completamente desbordado. No hay consultas normales, no puedes ir al médico de cabecera a que te mire la hemorroide de forma normal. Si tienes algún tipo de problema más serio, reza para que no empeore (como está siendo mi caso), porque si antes ya teníamos listas de espera de 5 o 6 meses, ahora se va a disparar a un año. Y eso va a afectar muchísimo a la mortalidad de este país. Pensad en todos los cánceres que se están dejando de detectar precozmente ahora mismo por culpa de que los especialistas y la atención primaria están orientados hacia UNA SOLA ENFERMEDAD. Pensad en las horas de quimio de mas. En los medicamentos. En las personas que por no pillarlo a tiempo, van a morir. Y esto sólo hablando de cáncer. No hablo de otras patologías más leves que necesitan tratamiento para que no empeoren rápidamente, como la Diabetes.

Siento ponerme así, pero me afecta de forma muy personal. Por eso, hoy no hago bromas. Por eso, hoy sólo quiero pedir prudencia y memoria. Eso y que penséis que durante cuatro meses casi, nuestro sistema de salud ha estado enteramente dedicado al bicho, y los que necesitamos ver a otros especialistas, no nos podemos permitir que haya una segunda oleada de contagios.

En fin. Dejo de dar la turra. Hoy, sexagésimo sexto día de la cuarentena, tendría que haber podido ver a mi médico.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.