Historias con Inicio “C”: Lars von Trier y las naranjas de mi cocina

Manuel Sastre Sánchez

Tumbado en la cama, por la noche, termino de ver Dogville, de Lars von Trier. No quiero hacer una crítica. Trier lleva la teatralidad al teatro. No hay paredes, no hay grandes escenarios, no hay exteriores. Hay una Lauren Bacall y una Nicole Kidman, que, por cierto, bordan su papel. La película está excelentemente narrada y el final, aunque inverosímil, cumple lo que pretende; Trier quiere hacernos reflexionar con su cine. Podrán acusarle de pretencioso, pero nunca de dejar al espectador indiferente. No quiero hacer una crítica porque quiero escribir como Umbral, que es un referente literario y decía que quería ser un escritor impresionista; escribir con pinceladas.

No sé si Umbral escribiría sobre Lars von Trier. Sí escribió sobre Sarita Montiel, si no me falla a mí la memoria. Umbral era un costumbrista. Un español y un castellano sin tapujos. Un quinqui al que un día le dio por coger una máquina de escribir y al que echaron del colegio, según decía, por malo. El arte a veces es costumbrista, como Umbral, y vemos arte en unas lavanderas o en una mujer vertiendo leche. Otras, por el contrario, es críptico y complejo, y vemos el arte en un verso que tenemos que interpretar para comprender.

Hace tiempo que esta reflexión me resulta inútil e impostada. Cada vez me importa menos si el arte debe ser simple o complejo, puro o con mensaje, críptico o accesible. El concepto de arte separado de la técnica tiene origen occidental; en otras culturas son ideas indistinguibles. Quizá deberíamos aprender de ellos. Para mí, cada vez más, el arte son buenas películas, buenos cuadros, buenas novelas. Y nada más.

La tarta de canela y grosellas de la película de Lars von Trier se parece poco a la obra de un artista, salvo en que es una fantasía. No, no se parece. La obra de un artista no es más que un aborto cada vez mejor formado. Leamos libros, veamos películas, escuchemos música.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.