Historias con Inicio “C”: La Liga

Ana Martínez

Nonagésimo tercer día de la cuarentena. Este fin de semana, ha vuelto La Liga.

En realidad me hubiese gustado más llamar a esta entrada “Fútbol”, sin más, pero resulta que ya lo hice hace treinta días, cuando empezó la Bundesliga, y claro, pues si me voy pisando títulos a mi misma, vamos mal de verdad.

El caso es que ha vuelto el fútbol y es curiosa la forma en la que ha vuelto, porque ha provocado varias reacciones por mi parte.

La primera es de ilusión, claramente. Como buena aficionada al deporte, todo lo que sea tener cosas que ver que me mantengan entretenida en el sofá mientras como patatas fritas, es una maravillosa noticia.

La segunda reacción que me ha provocado es la de la risa. Básicamente, porque qué queréis que os diga, me hace gracia que los futbolistas se choquen los coditos para celebrar goles o para saludar al compañero por el que le cambian, pero luego durante el partido, contacto máximo (que es lo que tiene que ser). Yo entiendo que hay que aparentar, pero hombre, hay cosas que son estúpidas. Si vas a estar agarrando al delantero en el área como si fuese un billete de 500 euros, hijo de mi vida, luego dale la mano cuando termine el partido, que te aseguro que si ha habido posibilidad de contagio, no va a ser mucho más grande al final que durante un córner.

La tercera reacción ha sido la de sentirme aliviada en cierto modo, porque ahora que hay fútbol, todos esos tontos que se habían quedado sin tema de conversación por redes, ya van a poder retomar sus piques estúpidos con los rivales de los otros equipos, y van a dejarnos en paz a los que nos gusta tener conversaciones algo más trascendentes. Porque reconozcámoslo desde aquí. El fútbol puede ser uno de los entretenimientos con el fandom más tóxico que hayamos visto nunca, y que nunca vayamos a ver. Así que mira, ya puestos, que se vuelvan a insultar entre ellos y que nos dejen al resto tranquilos.

Y la última reacción que me ha provocado es la de incredulidad. Y tiene una explicación simple, porque se basa en que es impresionante en cómo nos agarramos a lo de siempre, y en vez de disfrutar de un partido escuchando las indicaciones de los técnicos, de los porteros, de los propios jugadores a lo largo del juego, como nos resulta extraño, hemos conseguido que se nos ponga el mismo sonido de ambiente que podemos escuchar en cualquier partido que juegues al FIFA. Y la verdad es que después de todo lo que ha pasado, es un hecho que no deja de sorprenderme.

Y dicho esto, me voy a poner a entrenar, porque dentro de tres horas juega el Madrid, y yo como buena madridista, no me puedo perder el primer partido de mi equipo después de noventa y tres días, porque ya por fin, ha vuelto La Liga.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.