Historias con Inicio “C”: Impotencia

Miguel Ángel Portilla

Sexto día de aislamiento, no hay ansiedad, de momento, todo bien.

Comienza un nuevo día y lo primero, como todos los días, consultar el grupo del periódico a ver si hay mensajes de mis compañeros, vistazo rápido a las novedades de los medios de comunicación en Twitter, y a levantarse de la cama para desayunar.

Hoy toca hacer la compra, durante este caos sólo habíamos bajado un día a comprar pan para congelar, así que la lista es grande y me toca organizarme con mi madre para bajar ella primero y yo hacer un segundo viaje.

Llega mi turno, bajo al Mercadona armado con una bufanda para taparme la cara, mis gafas empañadas por la respiración y unos guantes y me dispongo a completar la compra de los artículos pendientes en la lista. Hasta aquí todo normal y bien.

Pero aquí llega la parte absurda de la mañana, son las dos de la tarde y estoy llegando con mi carro de la compra al portal, me aproximo casi a la misma velocidad que ese vecino jubilado, soltero, que siempre saluda y que solo está en casa para comer y dormir. Abre la puerta mientras me habla y yo me dedico a contestar mientras mantengo la distancia recomendada.

Aquí llega lo absurdo de la historia, os esperaréis la típica conversación de ascensor, que si el tiempo, que si que mal el aislamiento…. Pues no, su única preocupación fue “oye, ¿Cuándo piensan volver a abrir los bares?”. En ese momento mi cara fue de absoluta sorpresa…

¿Me estás diciendo que tu preocupación es cuando van a abrir los bares que prácticamente me dejas ver que vienes de dar un paseo? Pues por gente como este vecino a quién al parecer le da igual toda la normativa, medidas de seguridad, etc. De momento es un mes, pero no descarto que sea más, precisamente por gente que aprovecha la mínima chorrada para salir a pasear. Es imprescindible parar esto, cuanto antes, y aunque solo sea por respeto a todos esos profesionales que siguen trabajando para contener esta crisis mundial, deberías quedarte en casa y evitar exposiciones absurdas.

Yo también deseo salir de cañas con mis amigos, pero cuanta más gente salga a pasear, más días me vais a evitar verlos y abrazarlos, o poder ir a casa de mis abuelos a comer con ellos, dejemos de ser egoístas y pensemos en comunidad y a futuro.

#YoMeQuedoEnCasa

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.