Historias con Inicio “C”: Fútbol

Ana Martínez

Sexagésimo cuarto día de la cuarentena. Hoy ha vuelto el fútbol.

Bueno, ha vuelto más o menos, y no en España, por supuesto. Lo que ha comenzado de nuevo ha sido la Bundesliga, la primera división alemana, vaya, y claro, pues en esta casa siempre hemos sido muy de ver fútbol extranjero, así que religiosamente, a las 15:30 del mediodía, después de comer, nos hemos juntado en familia a ver el partido. Partidazo, más bien. Un Borusia – Shalke 04. Un buen derbi en toda regla.

En realidad estoy de coña. Es decir, en casa nos gusta mucho el fútbol, o todos los deportes, más bien, porque no filtramos entre balonmano, rugby, fórmula uno o motos. Si hay competición, se ve. Pero con tener controlada una liga de cada deporte, tenemos trabajo suficiente, así que lo de que nos hemos juntado religiosamente en familia a ver el partido, pues tampoco os lo creáis. Era una licencia literaria. En realidad, mi madre estaba con mi abuelo, mi hermano aún no se había levantado, mi padre estaba tomándose un café en el salón terminando de ver el telediario y yo bueno, yo me he metido en la cama y me he puesto a ver el partido hasta que cogiese sueño.

Lo que sí que es cierto es que el partido no ha estado mal. El Borusia ha apisonado al Shalke (que ni siquiera sé si se escribe así, la verdad) con un 4-0 bastante contundente en su estadio. Un estadio vacío, donde sólo se escuchaban los gritos de los jugadores, las indicaciones de los entrenadores y los ánimos de los compañeros que calentaban banquillo. Supongo que es algo a lo que nos tendremos que acostumbrar, porque va a pasar mucho tiempo hasta que podamos disfrutar de los estadios llenos, de las gradas incendiadas y de las gargantas bramando hasta perder la voz.

El caso es que este va a ser mi entretenimiento del fin de semana, ver la Bundesliga. Que es cierto que me interesa entre nada y absolutamente nada, pero qué queréis que os diga, a tiempos desesperados, medidas desesperadas. Al menos, aprenderé a pronunciar bien el alemán.

Que me dedique a ver el fútbol extranjero va a suponer también que pueda alargar un par de días más mi maravilloso curso de mecanografía, así que hasta el martes no creo que tenga que empezar a buscar algo nuevo con lo que entretenerme. De todas formas, tengo dos serios candidatos para cubrir mis horas muertas, y es que aprender italiano y terminar las labores de punto de cruz que tengo abandonadas por casa, son las mejores opciones de momento.

En fin, os dejo, que acaba de empezar el siguiente partido de la Bundesliga (por favor, no queráis saber quién juega), y en este sexagésimo cuarto día de la cuarentena, quiero seguir con mi vieja pero renovada afición de ver el fútbol.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.