Historias con Inicio “C”: Festivales

Ana Martínez

Es el vigésimo séptimo día de la cuarentena y hoy debería estar camino a Alicante, al que iba a ser el primero de los festivales.

Ojo, no de mi vida, del año. El primer festi al que iba a ir de los tres que tenía pensados. Y los tres los han suspendido.

El plan hubiese sido fácil. Hacer las maletas por la mañana, dejar las llaves del hotel, coger un taxi hasta el aeropuerto. Desayunar una vez hemos hecho el check-in, embarcar. Sudokus y crucigramas. Aterrizar en Barajas. Comer en algún sitio del aeropuerto. Dejar a mi padre en la estación de autobuses. Marcharme yo con el coche hasta Alicante, donde uno de mis mejores amigos me está esperando con una cama en su cuartel, que pilla al lado del recinto del festival. Cenar por allí, tomar unas cervezas juntos, que no nos vemos desde hace un mes. A dormir y al día siguiente, Rocanrola.

Pero no.

No hay avión de vuelta. No hay sudokus ni crucigramas en pleno vuelo. No hay autobús ni viaje a Alicante. No hay cervezas ni paseo por la playa de noche. No veré a Alex, mi amigo. Y no habrá festival.

Y aquí, sigue lloviendo. Un día más.

Y aquí sigo yo, resignándome al saber que estamos mínimo otros 15 días más encerrados, y a sabiendas de que incluso el propio gobierno sabe que va a tener que pedir otra prorroga más cuando pasen los 15 días que acaban de anunciar.

Esto se me empieza a hacer muy largo, y queda mucho para que termine, porque hoy es el vigésimo séptimo día de la cuarentena y debería estar a punto de llegar a Alicante, para ir al primero de los festivales.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.