Historias con Inicio “C”: Esto

Ana Martínez

Día septuagésimo quinto de la cuarentena, creo que es buen momento para hablar de hasta cuándo va a durar esto.

Y con esto, me refiero a esta especie de diario que estoy siguiendo, que ni es diario ni es na, porque hablo de lo que me apetece y un poco como me da la gana, pero bueno.

El caso es que no sé muy bien cuánto más debería seguir escribiendo. Empecé a contar un poco lo que me estaba pasando hace dos meses y medio, cuando comenzó la cuarentena y me di cuenta de que necesitaba una vía de escape para poder aguantar toda la presión que sabía que iba a tener durante estos días. Toda la ansiedad y el estrés, la preocupación y la mala leche, tenían que salir por algún sitio, y vosotros fuisteis mi única y mejor opción. Y desde luego, esto ha cumplido su cometido.

He aprendido durante estos días a hablar conmigo misma, a escucharme, a quererme incluso. He conseguido saber qué mejorar y qué mantener, saber qué debo hacer a cada momento y actuar en consecuencia. Poder escribir y publicarlo, pensar que quizá alguien me lea algún día, me ha dado una herramienta poderosa para conseguir lo que quiero y lo que necesito, que no es otra cosa que aguantarme a mi misma el tiempo suficiente como para ir solucionando mis problemas.

Ahora bien, ¿cuándo debo parar?

Pues la verdad es que no lo sé, porque en cuarentena, lo que se dice cuarentena como tal, pues ya no estamos, así que no tengo la mitad de la ansiedad y el estrés que tenía hace un mes. También me está pasando que se me acaban las cosas que contaros, porque ya sabéis que me está saliendo una calva, que me hice amiga de una mosca, que estoy rodeada de personas maravillosas, que toco el piano y la música es mi vida, que adoro el balonmano y que he estudiado para ser maestra de primaria, y que soy bastante de izquierdas. Básicamente, me conocéis igual o mejor que yo misma, porque estoy segura de que a lo largo de todos estos días, habéis podido intuir en mi escritura cosas que ni siquiera yo conozco o quiero conocer.

Así que después de pensar bastante, o lo que a mi me ha parecido bastante, he decidido que, como mucho, esto aguantará hasta que lleguemos a la nueva normalidad, porque me parece justo que después de aguantarme en los peores ratos, salgáis de esta conmigo. Eso significa que, tras setenta y cinco días, espero que no le quede más de un mes de vida a esto.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.