Historias con Inicio “C”: Despedida

Ana Martínez

Día septuagésimo tercero de la cuarentena. Lo peor de la reunión de ayer fue, sin duda, la despedida.

Que sepáis que todo fue bien, que estuvimos una hora riéndonos y haciendo el subnormal, porque sin duda es en lo que más experiencia tenemos. Que en ningún momento corrimos riesgos, y que las mascarillas nonos dejaban vernos bien las caras, pero eso no impedía escuchar la risa.

Que sepáis que el poco frío que pude tener, se me pasó rápido al volver a verles, o quizá fuese por la cerveza, pero el caso es que volvió a ser un poco como antes, y no sabía yo que echaba tanto de menos lo de siempre.

Pero quiero que sepáis también que hubo un lado malo, que hubo una mala sensación, y que no sé si me podré acostumbrar a ella, y fue la despedida.

Puede parecer una tontería, pero cuando nos reencontramos, todo eran risas, inventarnos un saludo nuevo con los pies y practicarlo para no parecer retrasados las próximas veces que nos veamos, pero eso, cuando ya cada uno volvía a su casa, resultó ser muy poco.

Había una pequeña sensación que creo que todos compartimos, que nos hacía sentirnos raros al irnos sin un abrazo, sin un beso, porque no siempre nos saludamos con una muestra de cariño físico, pero siempre nos decimos adiós con un abrazo largo, con un par de besos. Y eso yo lo eché en falta. Mucho.

Nos despedimos, pero nos faltaba algo.

Quizá también sea la necesidad de contacto, o el no saber cuándo vas a volver a verlos, porque hoy en día y con tanto tonto por metro cuadrado suelto, no seré yo quien descarte un rebrote que nos vuelva a encerrar. Quizá sean las ganas, o sólo la costumbre, pero tengo la sensación de que me va a pasar mientras esto dure, mientras la distancia sea la principal medida.

No me quedará otra que guardarme las ganas.

Lo que sí tengo claro, es que por muchas que tenga, trataré de seguir las normas, de no contribuir a estar otros setenta y tres días encerrada en mi casa sin ver a mis abuelos, a mi tía, a mi familia, a mis amigos. A mi novio. Así que creo que mi nuevo hobby para lo que reste de cuarentena, será encontrar una forma un poco menos dolorosa de llevar a cabo las despedidas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.