Historias con Inicio “C”: Desescalada

Ana Martínez

Hoy es el cuadragésimo sexto día de la cuarentena, y el Gobierno ha anunciado ya un plan de desescalada.

En realidad, no tengo demasiado claro lo que eso significa, porque últimamente, no entiendo tantas cosas que creo que mi cerebro ha desistido ya de intentar comprenderlas, pero imagino que supondrá un alivio para muchos.

Para mi, no lo sé. Se supone que este sábado ya podemos salir a dar paseos y hacer algo de deporte, pero sinceramente, yo no creo que lo haga. A ver, que apetecerme me apetece un huevo pero… ¿realmente es responsable? Es decir, que el Gobierno diga que se puede hacer, no significa que lo hagamos. En enero se podía salir a correr y yo me quedaba los domingos en el sofá tranquilamente.

El caso es que creo que debemos tener cuidado, porque si las ansias nos pueden más que la razón, tendremos un rebrote, y un segundo confinamiento… Y eso supone perder completamente todo el verano, y sinceramente, he asumido que no voy a poder trabajar pero sí tengo la esperanza de poder viajar con mis amigos, mi novio y mi familia, la verdad. Así que no sé.

Está claro que lo de los niños ha sido una llamada de atención, un darnos cuenta de que sí, en los aplausos estamos muy unidos y somos mucha sociedad, pero cuando se trata de cumplir las normas por el bien comunitario… Bah, que no pasa nada porque me las salte un poco, que total, sólo soy yo. Y claro, 47 millones de “solo soy yo”, no creo que sea una buena idea teniendo en cuenta la situación.

Mi madre quiere salir. Dice que igual no el sábado o el domingo, pero que el lunes sería una buena idea, y no sé, a mi se me ocurren muchas buenas ideas para no hacerlo hasta que no sea necesario. Obviamente, si me da un ataque de ansiedad, ahora no tendré que aguantarlo encerrada, podré salir a despejarme, pero no es dar un paseo por gusto. Básicamente porque quiero poder ver a mi abuela de vez en cuando, y eso de momento supone intentar exponerme lo menos posible al bicho.

Cambiando de tema. Ayer vi a Blanca. Se asomó a la ventana un par de segundos, pero el tiempo justo para que viese que está bien. Espero que esto no se le esté haciendo demasiado largo.

Por otra parte, Calvi parece que no crece, pero que tampoco encoge. Se ha quedado en un claro estancamiento de su tamaño, lo cual agradezco.

Hoy es el cuadragésimo sexto día de la cuarentena y no sé muy bien si estoy convencida de esto de la desescalada.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.