Historias con Inicio “C”: Cuarentena

Ana Martínez

Hoy es el cuadragésimo día de la cuarentena y por fin, hoy sí, podemos decir que ESTAMOS en una cuarentena.

Perdón por el chiste, pero es que mi cerebro necesitaba hacerlo.

Cuarenta días sin poder hacer una vida medianamente normal. Cuarenta. Que se dice pronto.

Cuarenta días desde que todos nos quedamos un poco locos con esto de que se prohibía a la gente salir de sus casas. Yo recuerdo que tuve un pequeño conflicto de persona que ha nacido en una democracia. Por una parte, sabía que era la medida correcta, lo sensato, lo que iba a salvar vidas. Pero por otra parte… Por otra parte pensé, ¿quiénes son estos tíos para decirme a mi lo que puedo o no puedo hacer, a ver? Osea, entendía perfectamente que había que quedarse en casa, pero me repateaba bastante que alguien me dijese lo que podía o no podía hacer.

Quizá algo de culpa tenga la edad, la rebeldía de ser joven… Pero también es cierto que nunca en mi vida se me ha dado del todo bien acatar órdenes. A ver, que si tengo que obedecer, obedezco, pero ten seguro que si creo que lo que tengo que hacer está mal hecho, te lo voy a decir reiteradas veces, porque seguro que mi forma de hacerlo es bastante más eficiente y eficaz.

Ahora que lo pienso, puede que esto explique por qué me aguanta tan poca gente últimamente…

Bueno, que me desvío. Que en estos cuarenta días han pasado muchas cosas ya la vez muy pocas, y es curiosa la capacidad de adaptación que tenemos como humanos. Ahora, cuarenta días después, lo que empiezo a ver cada vez más claro es que posiblemente, me cueste más volver a una vida “normal” que quedarme como estoy. Aunque eso sí, ocupar la terraza de la casa de mi novio con mis amigos, unas cervezas y comida basura, seguro que no me cuesta nada.

En otro orden de cosas, llevo tres o cuatro días sin ver a Blanca, la vecina de la residencia de ancianos. Las cortinas de su habitación están echadas y no veo mucho movimiento. Es posible que sea porque con este tiempo tan desagradable, no le apetezca abrir la ventana. Normal. No me apetece ni a mi. Pero es cierto que me estoy empezando a preocupar un poco. Espero verla mañana.

Hoy es el cuadragésimo día de la cuarentena, y antes de que se me olvide, os quiero recordar que ya se ha anunciado que por lo menos, vamos a estar otros 20 días más de cuarentena.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.