Historias con Inicio “C”: Cansancio

Ana Martínez

Es el décimo día de la cuarentena, y hoy lo único que soy capaz de sentir es cansancio.

Cansancio en todos sentidos, mental, físico, social… hasta estoy cansada de mi misma. Supongo que pasar tanto tiempo a mi lado me agota.

En realidad, no tengo demasiado claro por qué estoy tan cansada. Quizá sean las hormonas, que pedían un par de días de revuelo. Quizá sea la cuarentena, el pasar tanto tiempo pensando, el darle vueltas a que parte de mi familia está corriendo riesgos que ojalá no tuviesen que correr. O que Mos ya no esté, o el no poder distraerme con la gente a la que tanto quiero, darles un abrazo y brindar con una buena cerveza. El caso es que estoy cansada, muy cansada.

Echo de menos el Viña Rock. Parecerá una tontería, pero saber que este año no podré ir, y haberme encontrado hoy los recuerdos del año pasado, se me ha hecho bastante duro. Al final, no es sólo un festival, no es escuchar a los grupos que más te gustan rodeada de gene afín a ti. Es mucho más. Es convivir con tus mejores amigos durante casi una semana. Hablar de dar paseos por el campo para ir a cagar, y comentar la jugada todas las mañanas. Es ir a desayunar a la panadería del pueblo y emborracharte con los vecinos de la tienda de al lado, con los que apenas llevas hablando 10 minutos, como si fuesen amigos de la infancia. Es solidaridad, diversión, alegría, pero sobre todo, es libertad. Es campo abierto, sol, cerveza, música y cariño, mucho cariño. Justo ese cariño que no nos estamos pudiendo dar durante estos días.

Al final, también creo que estoy un poco cansada por tener que cancelar o posponer todas esas cosas que ya tenía planeadas, y que tantas ganas tenía de hacer. Los conciertos, los festivales, las vacaciones con papá, la visita al sur, los ensayos, los partidos, el campeonato provincial. Son muchas cosas por las que he luchado y trabajado, y me cansa no poder hacerlas. Sé que suena contradictorio, pero supongo que últimamente, todo lo que hago y pienso es contradictorio.

En fin. Creo que hoy es buen día para coger una manta y tumbarme en el sofá a dejar que pasen las horas, porque hoy ha sido el décimo día de la cuarentena, y lo único que soy capaz de sentir ahora mismo es cansancio.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.