Historias con Inicio “C”: Beso

Ana Martínez

Es el trigésimo primer día de la cuarentena y hoy es el día internacional del beso.

Ya. Es un día como otro cualquiera, lo sé. Y además, yo no soy demasiado fan de estos días internacionales de cualquier cosa. Excepto del día internacional de la croqueta. Ese es completamente necesario (y es el 16 de enero, por cierto).

A lo que voy, que me desvío. Que sé que es una soberana bobada, pero creo que este año más que nunca, el día internacional del beso toma un significado muy potente, porque es exactamente eso que nos han prohibido hacer durante ya un mes, pero elevado a la máxima potencia.

Para darle un beso a alguien, independientemente del sitio, necesitas estar cerca, muy cerca. Compartir fluidos, aunque sea en la mejilla, y respirarle encima al otro. Vaya, que darse besos a la tradicional es la mejor forma de contagiarse.

Pero estos días, estamos viviendo otra clase de besos. Unos en los que no hay contacto, pero que se sienten como tal. Los telefónicos, o los virtuales. Me da igual la modalidad.

Son besos a distancia y no se sienten físicamente, pero emocionalmente pasa con ellos una cosa curiosa, y es que nos reconfortan y nos calman como los tradicionales, pero al mismo tiempo, hay alguno que se te clava dentro como un puñal. Y me refiero a esos besos de los que más queremos, que puede que no podamos volver a dar, porque en el fondo, aunque no quieras reconocerlo, sabes que existe la mínima posibilidad de que para cuando esto pase, esa persona ya no esté, que no lo haya conseguido. Y eso duele. Duele muchísimo, y deja una pequeña herida que sólo se va a curar con uno de los de verdad cuando todos salgamos de esta.

Madre mía, perdonadme, me he puesto algo nostálgica, no sé. Será la luna que está en modo depresivo. O el estar tanto tiempo sin darle un beso a mi abuela. Yo que sé.

El caso, y a lo que iba, es que creo que este día del beso hay que repetirlo en cuanto podamos, y recuperar todos esos besos perdidos durante el tiempo que no nos veamos. Que siempre sea el día internacional del beso, y que si tenemos la suerte de vivir con personas a las que queremos y amamos, no esperemos a darles un beso hoy, y que no se nos vuelva a olvidar dar uno mañana, no vaya a ser.

Porque hoy es el trigésimo primer día de la cuarentena, y es lunes trece, y será que estoy así porque coinciden los números al revés (31-13), pero me he puesto algo moñas porque echo de menos a mucha gente, y hoy es el día internacional del beso.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.