Historias con Inicio “C”: Aprendiendo

Ana Cuesta

La verdad que no sé muy bien a qué día estamos, quiero decir el numerito de la cuarentena, que no los voy contando vaya.

Hoy es el primer día que me maquillo un poco y me pongo algo que no sea un pantalón de chándal o el pijama. Me he dado cuenta de que con ese gesto que parece insignificante me siento una persona diferente y porque no decirlo se me ha subido un poquito la autoestima.

Estoy cansada de escuchar las noticias, es más, llevo sin verlas varios días. Creo que es una de las cosas que más me está afectando a nivel psicológico. Es todos los días lo mismo, infectados, muertos, dados de alta, testimonios de infectados, testimonios de familiares de infectados…

Hasta los programas que podían llegar a entretenerte la hora del café se han convertido en un hervidero del dichoso tema, eso sin contar las redes sociales.

Otra de las cosas que me están mosqueando mucho esta cuarentena son los propósitos de todo el mundo en que hagamos cosas, y no les quito la razón, pero ¿No creéis que nos están haciendo sentirnos obligados?

A ver si consigo explicarme, claro que hay que tener la cabeza entretenida, pero cada vez que me meto en Instagram veo todo tipo de listas, de recetas, de ejercicios, stories y stories de gente productiva todos los días, algunos casi hasta han hecho reforma en casa.

Creo que deberíamos diluir todo este tipo de informaciones y contenido ya que puede que llegué un momento en el que colapsemos, porque siento decepcionaros, nos queda un poquito más dentro de casa.

El otro día vi una ilustración ( no recuerdo de quien era) que decía que no estamos entre cuatro paredes, sino entre cinco y que está última es la más importante y se refería al techo.

Yo tengo ansiedad desde los 17-18 años y estoy aprendiendo a convivir con ella en esta situación y cada uno tenemos un “problema” o situación a la que hacer frente, por eso creo que tendríamos que aprovechar estas circunstancias para saber que necesitamos cada uno, para saber qué es lo que nos pide el cuerpo y no seguir una lista de cualquiera de nuestros instagramers favoritos.

Y bueno después de este desahogo de por la mañana. ¿Cómo va vuestra cuarentena?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.