Historias con Inicio “C”: Análisis

Ana Martínez

Día sexagésimo séptimo de la cuarentena. Hoy me he ido a hacer unos análisis.

Y advierto. La entrada va a ser corta, muy corta, precisamente por eso.

Me he levantado a las ocho y media de la mañana y me he acercado al centro de salud con mi mascarilla y todas las medidas de seguridad. He pasado a la sala de extracciones y tras cuatro intentos, dos enfermeras y un buen moratón, han conseguido sacarme sangre. Es algo que me pasa siempre. Lo de que les cueste pincharme la vena, digo. Mi récord son 15 minutos y 4 pinchazos por brazo para terminar probando suerte en el dorso de ambas manos y terminar sacándolo del lateral de la muñeca. Así que hoy supongo que he tenido mucha suerte.

Con lo que nunca tengo suerte es con el mareo que me provoca, y mira que es raro, porque cuando voy a donar sangre, me encuentro perfectamente después.

Así que nada, me he marchado a mi casa, me he vuelto a poner el pijama y me he tumbado en la cama después de comer algo de fruta para intentar que el mareo no se convirtiese en dolor de cabeza.

Tampoco ha habido suerte. Y eso significa que aquí estoy, en el sexagésimo séptimo día de la cuarentena, a oscuras la mayor parte del tiempo, tumbada en la cama, esperando a que pase el día, que ya no sé si es martes o domingo, porque me he tenido que hacer unos análisis.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.