Gracias por todo Kobe, DEP

Fran Sarabia

La determinación y el trabajo, son dos aspectos esenciales para cualquier persona que quiere progresar, pero existe otro aspecto, uno con el que solo nacen unos pocos que logran diferenciarse de todos los demás… Ese aspecto es la ambición, ese hambre voraz que te arrastra a la obsesión por algo, y te hace crecer y alcanzar tus metas. Hay muy pocos deportistas que posean esa ambición, uno de ellos es Kobe Bryant.

El exjugador de los Lakers nos ha dejado hoy en un terrible accidente que sufría el helicóptero en el que viajaba, y que se estrellaba en una colina en los alrededores de Los Ángeles sobre las 10 de la mañana hora local, las 19 de la tarde aquí en España.

La triste noticia nos la adelantaba el espacio amarillista yanki TMZ, que publicaba sin escrúpulos la noticia, al igual que lo hizo cuando murió Michael Jackson, adelantándose a todo el mundo. Por su parte, la policía de Los Ángeles confirmaba el accidente, pero no así la identidad de las víctimas. En ese momento se hablaba de 5 muertes, no había supervivientes, el helicóptero se estrello e incendió sin clemencia.

Sin embargo, la mecha se había encendido y se quemaba rápidamente. Los primeros momentos eran de incredulidad, vivimos en tiempos de desinformación, pero la confirmación de otros grandes medios norteamericanos hacía presagiar lo peor. En España, la noticia, llegó a un servidor por parte de un tercero, que escuchaba la jornada futbolística en el espacio de la Cadena Ser “Carrusel Deportivo” que interrumpía su retransmisión y conectaba con la única persona a la que creeríamos a pies juntillas, Antoni Daimiel, que se hacía eco de la noticia y confirmaba en su totalidad.

Llegaba entonces el momento de la devastación. La moral y el ánimo se hacían trizas en todo el mundo que tuviera que ver con el baloncesto. Pero Kobe era más grande… Mucho mas grande… Kobe traspasó el deporte y se convirtió en un símbolo, en inspiración para muchos deportistas y personas en todo el planeta.

Mientras tanto, las noticias se sucedían, y la locura hacía anunciar a algunos medios la falsa noticia de que otro exjugador de la NBA y los lakers, Rick Fox, también iba en el avión. El propio abogado del exjugador negaba esta información. Pero es entonces cuando se confirmaba otra aún peor… La hija mediana de los Bryant, Gigi, iba en ese helicóptero. Esta adolescente de 13 años estaba empezando a dar sus primeros pasos en el baloncesto, quería ser como su padre, quería ser mejor que su padre, era una Bryant. Por último, se confirmaba que el número final de víctimas ascendía a 9, haciendo aún más trágico este accidente. Las causas aún se desconocen, y se aclararán en las próximas horas.

Escribo estas líneas de madrugada, asumiendo a duras penas la triste verdad, no vamos a ver más a Kobe Bryant, que deja a su mujer, Vanessa, y a sus otras tres hijas (Una de ellas con apenas 7 meses de edad) sin marido y padre, pero con un legado y leyenda difíciles de comparar.

Kobe ha sido el mejor durante años, pasó de promesa temprana a estrella, de estrella a sucesor de Michael Jordan, y de sucesor, a leyenda con su propia muesca en el mundo del deporte profesional, y es que no es para menos:

  • 5 campeonatos de la NBA: 2000, 2001, 2002, 2009 y 2010
  • MVP de las finales de la NBA en llevar a los Lakers a títulos en 2009 y 2010
  • 2 medallas de oro olímpicas con Estados Unidos en los Juegos Olímpicos de Beijing 2008 y Londres 2012
  • MVP de la temporada regular de la NBA en la temporada 2007-08
  • MVP cuatro veces (récord) del All Star de la NBA 2002, 2007, 2009 y 2011
  • El 22 de enero de 2006 anotó 81 puntos en la victoria de los Lakers por 122-104 sobre Toronto, la segunda mayor cantidad en un partido en la historia de la NBA.
  • All-Star de la NBA 18 veces (en 1998 y 2000-2016)
  • Tiene retirados los dos números de su camiseta, 8 y 24, por los Lakers, un movimiento sin precedentes en la historia de la NBA, y que implica que ningún otro jugador de este equipo podrá vestirlos.
  • Anotó 60 puntos en su último partido de la NBA el 13 de abril de 2016 en una victoria de 101-96 de los Lakers sobre Utah, convirtiéndose en el jugador más viejo en la historia de la NBA en anotar 60 puntos en 37 años y 234 días.
  • En 2018, su Corto “Dear Basketball” ganó el Óscar al Mejor Cortometraje de Animación.
  • https://es.wikipedia.org/wiki/Kobe_Bryant

El legado deportivo es irrepetible, y solo comparable a un puñado de jugadores en toda la historia. No obstante, los que mejor lo conocían dicen que esta segunda parte en la vida de Kobe iba a ser igual o de mayor impacto que la primera, y eso es decir mucho. Kobe tiene su propia marca de ropa junto a Nike, múltiples negocios en china, una academia de perfeccionamiento deportivo en los ángeles, y lo más importante, el amor y cariño de muchos amigos. Me acuerdo especialmente de uno de ellos, un español llamado Pau Gasol, al que la vida y el baloncesto le hicieron un regalo icomparable al llevarle, en febrero de 2008, al equipo de Kobe. Desde ese momento, ambos se hicieron íntimos amigos, y Pau le despedía hoy como a un “Hermano mayor”.

Un servidor se enamoró de este deporte gracias a dos o tres jugadores, y uno de ellos era Kobe. Cuando tienes entre 13 y 15 años, y un español sencillo, como es Pau, es testigo y compañero de gesta tras gesta de este irrepetible jugador, hace que crezcan tus ganas de aprender a pasar, tirar y mejorar. Es un tipo de jugador que inspira. Kobe Bryant ha jugado partidos lesionado, tirando con su mano “mala”, ha desafiado al mejor de todos los tiempos, a batido récords, y ha vencido a la mayoría de sus rivales.

El mayor rival al que venció es al tiempo, Kobe Bryant, y su recuerdo, son inmortales. Sus logros y su gestas, su familia, pero sobre todo, su ambición.

Gracias por todo y descansa en paz, Kobe, te echaremos de menos.

Legado:

Corto ganador del Óscar “Dear basketball”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.