En resumen, Lágrimas de Sangre

Ana Martínez & Miguel Ángel Portilla.

Rap combativo.

Rap combativo impregnado de crudeza.

Rap combativo impregnado de crudeza que bebe de otros estilos como el Rock o el Reggae.

Rap combativo impregnado de crudeza que bebe de otros estilos como el Rock o el Reggae, y que, además, llena salas como la del Andén 56, que el viernes estaba hasta los topes con casi 900 personas.

En resumen, Lágrimas de Sangre.

Con su tour “Vértigo”, que da nombre a su último álbum, grabado en 2019, llegaron a Burgos un año más, dispuestos a derramar cada gota de sudor en el escenario, esperando que el público le respondiese de igual manera, y vaya si lo hizo. En un concierto con pocos silencios y muchas emociones, el grupo formado en el Masnou y en Barcelona, hizo un, en mi humilde opinión, maravilloso repaso a una carrera musical que, aunque comenzó de forma profesional en 2015 con su disco “Si uno no se rinde”, ya lleva muchos años en las mentes y en los oídos de una generación entera.

Alguna de sus canciones más conocidas no tardó en salir a escena y terminar de activar las gargantas de un público activo y ruidoso a más no poder desde el principio. Y es que siendo sinceros, en la mayoría de canciones, Microbio, Neidos y Still Ill, sus cantantes, podrían haber simplemente empezado cada canción y haber dejado que el resto del concierto lo cantase el público, que vivió cada momento como si fuese único, como si fuese el último.

Ratos de ritmos latinos pinchados por Acid Lemon o solos de rock de la mano de Rama – Lama, fueron la guinda de un pastel variado, en el que la máxima de este grupo, “JAIAK BAI, BORROKA ERE BAI” (fiesta sí, lucha también), se ve reflejada en cada canción, en cada salto y en cada letra, en cada grito del público.

Así, poquito a poquito, iban pasando las más de 15 canciones que Lágrimas de Sangre plasmó en la Sala Andén 56, haciendo un repaso por todos sus álbumes de la mano de canciones como “Buen viaje” (de “Si uno no se rinde”, en 2015), “Aire Pur” (de “Viridarquía”, en 2016) o “Gira la Moneda”, (de “Vértigo”, que le da nombre al tour).

Y así, letra a letra, llegó el final de la mano de una de esas canciones míticas, que todos, sepamos o no quién es su autor, tenemos en la cabeza. Terminaron, como no podía ser de otra forma, dejando a un público que celebró y siguió celebrando, y que volverá a celebrarlo todo, de la mano de este grandísimo grupo de rap combativo que, impregnado de crudeza, bebe de otros estilos como el Rock o el Reggae.

De la mano de este grandísimo grupo de rap combativo impregnado de crudeza.

De la mano de este grandísimo grupo de rap combativo.

En resumen, de la mano de Lágrimas de Sangre.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.