Compartiendo Vida

Diego García

Seguimos encerrados, confinados… Pero no es un impedimento para encontrar la alegría en los rincones más recónditos de nuestros hogares. Las iniciativas a causa de la creatividad de multitud de personas, cada vez son más, y vienen incluso de los más pequeños.

Las manualidades, los juegos desde los balcones, conversaciones por videollamada, gimnasia y música a través de las redes, libros y prensa libre… Todo al alcance de nuestras manos para hacer de este tiempo algo maravilloso.

Estamos encerrados, sí, pero estamos juntos y más unidos que nunca. Las riñas y las disputas han quedado apartadas para dar paso a las sonrisas y las buenas miradas. La solidaridad inunda los bloques de vecinos y los balcones. Vivimos en una sociedad maravillosa que, en tiempos de crisis, sabe sobrevivir.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.