¿Por qué salimos con los ojos rojos en las fotos?

 Si nuestros ojos no son rojos, ¿por qué salimos con los ojos rojos en las fotos?

El efecto “ojos rojos” es muy común en todas aquellas fotografías tomadas con flash en un lugar oscuro o con poca luz. La explicación a este fenómeno no es si no biológica.

Como bien sabemos, las pupilas de nuestros ojos se dilatan o contraen en función de la cantidad de luz que necesitan para ver, así, en la oscuridad las tendremos dilatadas, y expuestas a mucha luz, serán pequeñas y se encontrarán muy contraídas. Teniendo en cuenta esto, sabemos que si vamos a sacar una foto a alguien en un lugar con poca luz, este tendrá las pupilas muy abiertas, permitiendo así el paso de mucha luz, y en este caso, del flashazo que acabamos de disparar. La luz del flash, al penetrar por la pupila, pasa al interior del ojo, donde atraviesa la retina, y luego se refleja en los vasos sanguíne que se encuentran en el fondo. ¡He aquí la explicación! ¿De qué color son nuestros vasos sanguíneos? Rojos. Es por esto, por lo que la luz que entró en el ojo siendo blanca, acabamos viéndola roja en nuestras fotos.

Además, es muy curioso saber también por qué los ojos de algunos animales no son como los nuestros. Si sacas una foto a tu perro o a tu gato podrás comprobarlo, sus ojos fotografiados en las mismas condiciones que los nuestros (oscuridad, y con flash), no son rojos, los suyos son verdes, amarillos o incluso azules. ¿A caso no tienen ellos vasos sanguíneos? Por supuesto que sí, pero también tienen una cosa que nosotros, por desgracia, no tenemos. Casi todos los animales domésticos poseen un “tapete” que mejora su visión nocturna, ¿y esto qué es? el tapete no es más que una capa reflectante que permite aprovechar más la luz cuando escasea, ya que hace pasar la luz dos veces por la retina. Entonces, deducimos que este tapete, puede ser amarillo, verde o azul.

¿De qué color tendrá tu perro o tu gato el tapete reflectante? ¡Sácale una foto y compruébalo!

                                                                        Mariola Trigo

Deja un comentario