Opinión del nuevo Resident Evil 7

Hoy os voy a hablar del esperado videojuego de la saga de Resident evil: el Resident evil 7: Biohazard una nueva entrega del survival horror creado por Capcom que pretendía de una vez regresar a las raíces en lo referente al terror, aunque por el camino cambiando radicalmente su estructura. El juego tiene una perspectiva en primera persona. A diferencia de otros juegos del género, como Amnesia: The Dark Descent y Outlast, el jugador puede ser capaz de usar armas y luchar contra los enemigos, pero no hay muchas opciones de armamento. Otros elementos populares de la serie como los rompecabezas, la gestión de recursos y las hierbas curativas también están disponibles en el título. Además, la versión PlayStation 4 incluye un modo para PlayStation VR, haciendo que el juego sea completamente jugable con el accesorio, pero la jugabilidad sigue siendo la misma entre los dos modos.

(ALERTA SPOLER)

Cronológicamente, el título se ubica después de los acontecimientos de Resident Evil 6. Resident Evil 7 tiene lugar en el 2017. Ethan Winters es atraído a una plantación abandonada en Dulvey, Louisiana por un mensaje de su esposa Mia, que ha estado desaparecida durante 3 años. Explorando una casa aparentemente abandonada, Ethan encuentra a Mia encarcelada en el sótano. Durante su escape, Mia está poseída por una fuerza desconocida y ataca a Ethan, viéndose forzado a matarla en defensa propia. Después de recibir una llamada de una mujer llamada Zoe ofreciendo asistencia, Ethan es sorprendido y atacado por Mia, y luego queda inconsciente por Jack Baker, patriarca de la familia Baker. Ethan es capturado por Jack, su esposa Marguerite, su hijo Lucas y una anciana en silla de ruedas. Ethan logra escapar y es contactado de nuevo por Zoe, quien revela que es la hija de los Baker. Ethan es confrontado de nuevo por Jack, quien demuestra la capacidad de regenerarse de heridas mortales, pero logra matar a Jack y escapar de la mansión.

En el patio de la casa, Zoe le informa a Ethan de que ella está infectada al igual que su familia. Zoe le revela que ella y Mia se pueden curar con un suero especial. Por lo tanto, Ethan se dirige a una vieja casa para recuperar los ingredientes del suero, donde se ve obligado a matar a Marguerite. Después de recuperar los ingredientes, Ethan comienza a experimentar visiones de una niña desconocida. Mientras se dirige para reunirse con Zoe, Ethan descubre que Lucas la ha capturado a Mia y a Zoe. Lucas obliga a Ethan a navegar por un granero repleto de monstruos, pero Ethan se burla de él, lo que lo hace huir, liberando a Zoe y a Mia. Zoe entonces desarrolla dos dosis de suero, pero Jack, ahora fuertemente mutado, ataca al grupo y Ethan usa una dosis para matarlo permanentemente. Ethan debe entonces elegir curar a Mia o Zoe.

Después de cualquier elección, Mia termina en el buque naufragado y busca a Ethan mientras experimenta visiones de Eveline que se refiere a ella como “madre”. Con el tiempo, Eveline hace que Mia vea una cinta de video para restaurar su memoria, en la que se revela que Mia era un operativo secreto para una corporación sin nombre que desarrolló a Eveline como arma biológica. Mia estaba escoltando a Eveline cuando estaba siendo transportada a bordo del petrolero de los Estados Unidos a América Central cuando Eveline logró escapar de la contención y hundió el barco. Luego infectó a Mia en un esfuerzo por obligarla a ser su madre.

Después de dejar el naufragio, Ethan descubre un laboratorio oculto dentro de una mina de sal abandonada. Allí, aprende que Eveline es una biología de la serie E capaz de infectar a las personas con un molde psicotrópico que le da control sobre las mentes de sus víctimas, resultando en su locura, habilidades regenerativas sobrehumanas y varias mutaciones. Eveline creció obsesionada con tener una familia, influenciándola para infectar a Mia y a los Baker. También se revela que Lucas ha sido inmunizado contra el control de Eveline por la organización a cambio de proporcionar observaciones sobre ella. Utilizando el equipo de laboratorio y el material genético de Eveline, Ethan sintetiza una toxina para matarla, y luego procede a través de una serie de túneles que conducen a la casa de Baker. Eveline asalta a Ethan con alucinaciones, pero las supera e inyecta a Eveline con la toxina, terminando sus alucinaciones y revelándola como la anciana en una silla de ruedas, que ha estado envejeciendo rápidamente desde su fuga. La toxina retrocede, convirtiendo a Eveline en un monstruo gigante. Ayudado por la llegada de un escuadrón militar, Ethan es capaz de derrotar a Eveline. Con la amenaza, el pelotón y su líder, que se identifica como “Redfield”, extrae a Ethan en helicóptero.

(FIN DE SPOILER)

Residente vil 7 tiene una forma muy directa de contar su historia. No suele abusar de escenas de corte, e invita al jugador a ser el protagonista, mientras va resolviendo el rompecabezas de la trama a medida que progresa por las estrechas estancias que conforman el conjunto de sus escenarios. La historia en general es bastante fácil de asimilar, y no demasiado relacionada con lo tradicional de Resident evil (al menos a priori), de manera que puede servir como punto de partida para todo aquel que busque una experiencia de terror en primera persona. Eso sí, quizás para los más veteranos puede que el desenlace acabe siendo algo predecible.

El uso de la cámara en primera persona permite crear una atmósfera terrorífica que atenaza al jugador. Además, plasma la sensación de terror de una manera muy inteligente. No abusa de sustos fáciles, de giros de cámara en los que te encuentras algo que no te esperabas o de estridentes sonidos “porque sí”. En su lugar, crea la sensación de tensión de una forma mucho más sutil. Juega muy bien con la iluminación y el sonido.

Hay nuevos tipos de criaturas infectadas, pero no habrá una gran variedad ni en cuanto a su tipología, ni en lo referente a la mecánica de ataque. Este hecho es una muestra más del minimalismo del juego. Todo parece medido, pesado y contado. Se sabe la experiencia que se quiere transmitir al jugador y se ofrece contenido acorde a esta idea.

La jugabilidad se divide entre las secciones de exploración y las secciones de combate, siendo estas últimas a las que la perspectiva en primera persona hacen un mayor favor. Además, los escenarios que rara vez son de un buen tamaño, crean una sensación de claustrofobia que vivimos en primer plano y nos limitan el movimiento, lo que da lugar a mecánicas más limitadas de combate que nos aportan una sensación de inferioridad.

Como antaño, será muy importante la gestión de objetos. No suelen ser muchas, pero las situaciones en las que debemos ahorrar munición o medicinas para poder continuar están ahí. Es cierto que el juego se vale del truco de las cajas de objetos para que no sea imposible completarlo, haciendo que en las mismas aparezcan los objetos que más necesitas para proseguir, estando vacías si vas bien servido. En esta ocasión el inventario también tendrá una limitación de espacio (ampliable a posteriori, eso sí), que se gestiona en tiempo real -lo que añade aún más tensión a los momentos de mayor apremio – y regresan los cofres para que depositemos las armas y otros objetos innecesarios, para luego poder recuperarlos cuando sea necesario.

Además, Resident Evil 7, como entrega de una franquicia pionera en este tipo de mecánicas, recupera el crafteo de objetos mediante la opción de combinar situada en el inventario. En esta ocasión encontraremos una serie de elementos químicos que no solamente nos permitirán dar paso a distintos tipos de elementos curativos y municiones según el elemento a combinar, sino que además se han implementado objetos que permiten revertir la mezcla y usarse en algo más acorde a una nueva situación de juego.

Bajo mi opinión no cabe duda de que con Resident Evil 7 estamos ante un excelente juego de terror. El cambio de perspectiva ayuda mucho a sumergirse en la gran atmósfera que ha creado Capcom y se ajusta como anillo al dedo para una experiencia de Realidad Virtual. Las conexiones argumentales con el resto del extenso legado de la franquicia son mínimas. Sin embargo, es una vuelta a los orígenes en cuanto a la sensación de terror que transmite, aquella que nunca debió irse.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.