Olvidé

Olvidé tantas cosas que ya apenas recuerdo nada,
de los preámbulos de noches y besos,
de tus pómulos súbitamente ruborizados,
de tu palabra contra mis versos,
de nuestras mañanas después de los sábados.

Olvidé tantas cosas que construí un cementerio de mi pasado,
de tu sabor a cerveza y tu olor a vainilla,
de tus manos frías deslizándose entre las mias,
de nuestras tardes,
de de nuestras noches,
de nuestros días.

Olvidé tantas cosas…
Que incluso olvidé olvidarte.

Olvido2

Roberto Ortega de la Vega.

Deja un comentario