La poesía volvió al Colegio Blanca de Castilla

Raul García

La poesía volvió al salón de actos del Colegio Blanca de Castilla. Los que ya conocen el centro, sabrán que cada año hacen un recital de poesía y música que atrae a cientos de personas del barrio. Y es que lo que entre la gente del colegio llaman “El recital del Blanca” no es únicamente del colegio, pues esta difusión de versos y estrofas ya nos han enseñado en varias ocasiones que han creado un espectáculo abierto a todos los públicos. Así nos lo demostraron en sus reportajes para la televisión pública, programas de radio o incluso el año que sacaron el espectáculo a la Casa de la Cultura de Gamonal.

Este año, ya hubo un recital antes de acabar el anterior curso, pero, con motivo del 50 aniversario del Colegio, los alumnos y alumnas han hecho un recital recordando los ocho recitales anteriores con el tópico “Poesía, quien lo probó lo sabe”. El espectáculo contaba con varios alumnos y alumnas de la UBU (y de otras universidades de España), que demostraron ser verdaderos artistas.

El recital empezaba con los vídeos que publicaron las cuentas del colegio y del propio recital en la que, parecía que era imposible que el recital pudiera darse, mezclando la realidad con la ficción cuando los personajes de la proyección se sincronizaban con el vídeo para aparecer en el escenario e inaugurar el certamen con el poema que daba nombre al tópico “Esto es amor” de Lope de Vega.

El recital incluía todo lo imaginable y un poco más, poesía grupal, individual, canciones, baile, teatro, pintura… tanto en español como en inglés. Durante todo lo que duró esta gala, que incluía como novedad entrevistas al parte del elenco para enseñar al público cómo es el recital por dentro. El espectáculo mantuvo al público atento durante las dos horas de show, debido a su gran pluralidad y variedad de actuaciones.

Estoy seguro, de que todas las personas que fueron al recital se volvieron con un momento, un poema, una canción… Yo por ejemplo me llevé en la cabeza la canción de Imanol “Ausencia” versionando un poema de Lope.

Quizás este espectáculo, haya dado con la clave para estos certámenes, un show con variedad, toques de humor, un buen decorado y, lo que más nos llenó: la pasión.  Pasión que se podía ver en cada una de las personas que subían al escenario y en el espectáculo final “El caminante”. El caminante, que no es una película sobre una peregrinación, es el himno de este recital siendo siempre la última actuación.

Esta canción provocó un subidón tanto en la gente que actuaba, como en la que fue a verla y es que tanto el profesorado y el antiguo alumnado, subió al escenario a cantar este himno que es “Cantares” de Joan Manuel Serrat. Tal fue el impulso que todo el público se puso en pie y dieron fin al espectáculo con las palabras del director del centro, la profesora responsable del colegio y una antigua profesora, que dedicó unas palabras al proyecto que impulsó cuando ella trabajaba en Burgos.

Con tantas emociones, palabras, aplausos y alguna lagrimilla que se caía, finalizó el recital dando esa sensación de satisfacción para todo el mundo, en un salón donde reinaba la emoción y los abrazos al finalizar el acto.

Desde aquí, dar la más sincera enhorabuena tanto al proyecto del recital, del cual contamos los días para el próximo, al alumnado que maravilló al público, y en especial a los que pertenecen a la Universidad de Burgos, que es un honor que pongan el nombre de esta en actos como este.

Para finalizar, felicitar al colegio Blanca de Castilla por su 50 aniversario y a su proyecto de “Apasionados por la educación” y desde aquí desear otros 50 año más y los que vengan.


Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.