La Obsolescencia programada, un arma de doble filo

Neila Rodríguez

Esta entrada va dirigida a todos aquellos que han oído alguna vez este término, pero realmente no saben qué es o quieren informarse acerca de ello.

Bien, ¿qué es entonces la Obsolescencia Programada? Es un fenómeno por el cual el factor productivo, es decir, las empresas, fabrican sus productos calculando su tiempo de vida. Es decir, que saben, una vez fabricado el producto, más o menos cuánto va a durar funcionando satisfactoriamente antes de estropearse.

Estamos hablando de que las empresas son conscientes de que están creando un bien o un servicio que durará un tiempo, pero que al final su vida terminará y el consumidor deberá comprar otra unidad si quiere seguir disfrutando de su funcionamiento.

Por tanto, las empresas como productoras de bienes que satisfacen las necesidades de los consumidores, están programando el tiempo de felicidad de estos mismos. De esta manera, controlan la mentalidad y las necesidades, no solo de los consumidores, si no de ellos mismos, ya que también disfrutan de sus propios productos.

Este fenómeno tiene dos caras de la misma moneda. Por un lado es fascinante, pero por otro es terrible. ¿Por qué? Porque al informarnos sobre este fenómeno económico nos damos cuenta de que nos controlan, saben lo que pensamos y son capaces de llevarnos a las tiendas que quieran y en el momento que quieran. Sin embargo, es fascinante porque es increíble que en el siglo XXI la Sociedad parezca tan modernizada y tan independiente por un lado y tan ambiciosa y controlada por otro. Realmente las empresas parece que son, por un lado los grandes motores de la economía, pero por otro son víctimas de sus propias trampas, ya que son consumidores de su propio trabajo y de sus propios productos. Aun así, al empresario no le importa en un momento dado caer en su propia trampa porque los beneficios de este fenómeno son gigantescos. El consumidor cuando deja de estar satisfecho con el producto porque ya se ha estropeado, quiera o no, su cerebro ya está controlado por el impulso de consumir y va a ir a la tienda a comprar más. Y puede que no solo una unidad, si no varias, ya que tiene miedo de que se vuelva a estropear y quiere que el disfrute de la satisfacción de su necesidad sea indefinido.

Un ejemplo muy bueno de esta Obsolescencia Programada es la vida hace treinta años de una bombilla cualquiera y la de ahora. Antes, una bombilla podría llegar a durar fácilmente cinco o diez años y ahora, hay que cambiarla al menos una vez al año. Ni siquiera la bombilla de bajo consumo es eficiente porque no tiene nada que ver en luminosidad como la normal.

erfe0

Sin embargo, la Obsolescencia Programada no solo puede ser positiva o negativa en estos ámbitos más relacionados con la mentalidad del ser Humano o con el propio objetivo de las empresas. Es un fenómeno asesino y destructor de la naturaleza porque los objetos que se llevan a un vertedero son normalmente de plástico y tardan miles de años en descomponerse y otros tantos en desaparecer. Además, la creación de estos productos supone una contaminación de gas metano, CO2 y azufre, entre otros, enorme en el aire, lo que repercute muy negativamente en la capa de Ozono.

No digo que la Obsolescencia Programada sea la principal causante de todas estas consecuencias naturales, pero sí creo que a la larga puede ser realmente peligrosa para la supervivencia de nuestras futuras generaciones.

Por tanto, en resumen, la Obsolescencia Programada es una herramienta que usa el sector empresarial para aumentar el consumo humano y permitirse el lujo de aumentar sus propios beneficios a través del control del impulso de querer satisfacer nuestras necesidades mediante la creación de más y más necesidades a partir de la producción de nuevos bienes con un tiempo de vida cada vez menor.

Espero que algún día consigamos parar este fenómeno de doble filo por el bien del presente y del futuro de todos.

adsawee

Vía http://www.economy-guide.blogspot.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.