Innovar, criticar y el de turno

Alejandro Ferreras López

Con el paso del tiempo si algo he aprendido es que una idea sólo funcionará si se cree lo suficiente en ella como para que salga adelante. Eso sí, ni será fácil ni te van a regalar nada por lo que esa idea, TU idea, tendrás que trabajarla muy duro para que se lleve a cabo si esperas conseguir algo en este mundo tan divertido.

A estas alturas tanto en mi experiencia personal como en la que he visto de amigos y compañeros, cuando curras y apuestas por tu idea aun arriesgándote y a pesar de que te digan que no y demás clichés, joder, tienes resultados y si la cagas siempre vas a aprender para mejorarlo en el siguiente proyecto.
Pero, aquí es donde aparece lo que tristemente nos están enseñando a ser, los oportunistas.

Cuando surge una idea son muy pocos, por no decir nadie los que creen en ella sin mayor interés que sacarla adelante y el curro que hay es mucho mayor que en algo ya establecido. Eso sí, no van a faltar críticas, constructivas o no, ya que es algo nuevo y eso no gusta, no vaya a ser que revolucione.

Lo curioso viene con el resultado de la misma idea. Si es malo, risas y alegría, pues nos enseñan a eso, a disfrutar con la desgracia ajena y sentirnos mejor por ello porque eh, YO lo hago mejor. Lo divertido, que salga bien, pues entonces se suman al carro nuestros queridos amigos: los intereses personales y el YO ante todo.
Es entonces cuando aparecen expertos en el sector de tu idea que tenían esa misma o mejores repentinamente, controlan mucho más y te ofrecen su ayuda/apoyo para continuar unidos en una misma dirección, ¿sorpresa?.

No, de ahí “el de turno” de mi título. Actualmente es complicado hacer algo distinto sea el sector que sea, pero no imposible y el problema viene cuando algo innova y sale bien. Estos amigos de turno que aparecen, siguen el mismo patrón: cojo tu idea, la hago mía, me atribuyo tu trabajo / éxitos y si algo sale mal me desentiendo, que es tu idea.
Enserio, no falla y de repente tu trabajo y el de tu equipo es el de mucha más gente que no ha hecho nada, curioso.

¿Y al final qué?, durante este proceso, las críticas nunca faltarán, esto es España y a todos nos gusta y llega un punto que pasarán a ser críticas por criticar, por lo que ni se avanza ni se deja avanzar.

De verdad, si alguna vez creéis en algo, CURRAD en ello como si no hubiese mañana que TODO se puede conseguir y si veis una buena idea y quieres unirte a ella, joder, que sea para crecer junto a la misma y mejorarla, pues ahí es cuando ese éxito pasará a ser el tuyo, junto con el de la gente con quien trabajes que se arriesgó antes de ti.

A tomar por culo ese narcisismo del “YO lo hago mejor”, “porque YO”, YO, YO y tanta mierda individualista y a ver si nos enteramos de una vez que en equipo el resultado siempre es mejor, aunque nos insistan en que no.
Los intereses individuales sólo llevan a más YO, más EGO, más narcisismo y más autoYO y es precisamente por eso por lo que en tantos sectores no se avanza nada: ni hay equipo, ni hay unión, sólo críticas.

Y a los de turno, esas ideas que por algún motivo guardáis al momento esperado que nunca llega porque la culpa es del resto que no os entiende y el entorno es muy malo y una mierda y tal y tal, currad de verdad, que a nada que investiguéis se ven debilidades y por tanto oportunidades.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.