Fuego

Me refugio en un abismo,
gritando en silencio.
Vuelan cuchillos de los medios,
hay demonios,
hieren todos con su sangre
este escritorio.

Veo miedo en los rostros
y angustia.
Reina el desgobierno en el feudo,
presos de la industria,
socios del desacuerdo,
ellos visten el horrible disfraz,
juegan al orgullo.
Somos siervos de la urna de cristal.

Mal que pese al cielo
y a los bosques.
Fanatismo vestido de luto,
surge desde los muertos,
en la capital del mundo
y el desierto.

No ajenos,
vivimos en silencio.
Pero la historia es terca y se repite,
y será el clamor del pueblo
el que incendie este infierno.
No nos queda otra salida,
tan solo el fuego.

Dijeron primer mundo,
y sin hablar del segundo
inventaron el tercero.
Yo contesto que mundos,
en realidad,
solo hay uno.

antorcha

Fran NézbiaN El Secreto de la verdad

Deja un comentario