Entrevista a los responsables del Frente de Estudiantes en Burgos

Alejandra Ortega

“Entendemos el movimiento estudiantil como una bola de nieve: la gente que participa en pequeñas luchas del día a día se va involucrando en la causa; de esta forma, la bola rueda por la colina, hasta que entre todos consigamos alcanzar objetivos más grandes.”

 

 

Entrevistamos a Alejandro Porres, coordinador externo del Frente de Estudiantes de CyL y a Rubén Cabezón, responsable de universidad del FdE en Burgos, para que nos acerquen un poco más a esta iniciativa.


¿Cuándo surgió el FDE y cómo se ha ido desarrollando?

Alejandro: “Bueno, la iniciativa como tal surge hace unos cinco años, cuando la mayoría de nosotros participábamos en la PIE (Plataforma de Identidad Estudiantil de Burgos) que resultó ser un fraude, porque estaba controlada por Izquierda Unida. Como la mayoría estábamos descontentos, decidimos formar el FEU (Frente de Estudiantes Unificado de Burgos). Durante los primeros años éramos poca gente, y no participábamos prácticamente en el ámbito universitario. Poco a poco, fuimos contactando con grupos que tenían intereses similares a los nuestros, en Madrid o en Valencia, hasta que hace un año formamos el FdE, a nivel estatal. Esto es importante, ya que las medidas en educación no se toman por provincias o comunidades sino a nivel europeo. También queríamos romper con el movimiento estudiantil que había existido hasta el momento, que estaba muy politizado y que en nuestra opinión no estaba enfocado a defender los verdaderos derechos de los estudiantes.”

En vuestras redes sociales abogáis por “una educación pública, gratuita, laica y de calidad”. ¿Podríais concretar un poco más?
Alejandro: “Básicamente, nuestros objetivos principales son la LOMCE, el “tres más dos” y las prácticas remuneradas. Consideramos especialmente importantes estas últimas, que no solo afectan a los estudiantes de FP sino también a los universitarios. Hay contratos peligrosísimos: tras acabar tu etapa de formación, una empresa puede tenerte un año y medio de prácticas, pagándote solo el cincuenta por ciento correspondiente.”

Rubén: “Sí, además este tema es muy recurrente. Las empresas actuales se han aprovechado totalmente de  de la actual crisis, y los estudiantes terminan agachando la cabeza y resignándose. Nosotros consideramos esta situación explotación laboral, y queremos acabar con ella. Tampoco creemos que esta problemática haya sido provocada por un gobierno concreto en España, sino por una serie de políticas y de decisiones que vienen de Europa.”


¿Qué actividades estáis llevando a cabo en estos momentos?

“Nosotros trabajamos sobre todo el día a día. Para nosotros lo realmente importante no es ir un día y manifestarse para después olvidarse. Ahora mismo, estamos organizando asambleas e interviniendo en conflictos como los de la Biblioteca de Humanidades y de Químicas. Además estamos intentando posicionarnos en todos los centros, pues cada uno tiene su pequeña problemática, y cada día conseguimos más representación y que se nos escuche más. Nos preocupamos tanto de los pequeñas como de las grandes cosas, y de dar voz a los estudiantes para poder mejorar nuestra calidad educativa.”


¿Cuántos sois actualmente en el Frente y qué requisitos son necesarios para formar parte de él?

A: 
“Actualmente somos unos 60 estudiantes, y aunque por supuesto no negamos que puedan simpatizar padres, hermanos o profesores, no vamos a tenerles como militantes. Pueden perfectamente venir a una reunión y tener voz, pero no voto. Profesores o padres ya tienen sindicatos o asociaciones en las que verse representados, y desde un principio decidimos que debíamos movilizarnos los principales afectados en esta causa, los estudiantes.”

¿Hay algún partido político que os esté financiando o apoyando de alguna forma?
R: “No. Ahora mismo somos una organización completamente de cualquier partido u organización externa; es decir, las decisiones que se toman en el FdE se hacen desde la militancia. Es importante recalcar que se trata de un sindicalismo de bases: llegamos desde las directivas hasta cada centro y cada facultad, donde se debate, se discute, se analizan las necesidades y se envía una respuesta. Queremos destacar esto, pues hay otras muchas organizaciones de este tipo que están totalmente politizadas, y creemos que esta es la principal cosa en la que nos diferenciamos de ellas.”


En la pasada manifestación estudiantil del 24 de noviembre hubo algunos conflictos entre el FDE y la Coordinadora. ¿Cuál es el conflicto existente

 A: “El problema con la Coordinadora se remonta mucho tiempo atrás. El grupo político de Izquierda Anticapitalista Revolucionaria (IZAR) ya creó el año pasado un grupo similar a la Coordinadora, y anteriormente muchos otros. El problema es que crear constantemente grupos para abandonarlos cuando no hay ningún interés político hace que el estudiantado se desmotiva; el segundo problema es personal, ya que hace tiempo el FdE convocó una manifestación que hubo que desconvocar porque la subdelegación del gobierno la ilegalizó. Este grupo  llamó a continuar la manifestación, con las repercusiones, económicas e incluso penales, que esto podía tener para los estudiantes. En vez de ser una coordinadora que organice el movimiento estudiantil, es más bien una plataforma para resaltar el mensaje político de las organizaciones que lo integran.”

R: “Esto no se trata de una confrontación entre organizaciones por acumular poder, ni mucho menos. Nosotros estamos encantados de trabajar con otras organizaciones y, en definitiva, con cualquier persona que defienda la educación pública y los intereses de los estudiantes así como de la comunidad educativa, de hecho el FdE forma parte de la plataforma por la educación pública. El problema es que hay ciertos grupos, plataformas, organizaciones, etc, que surgen de formaciones políticas o que son financiados por partidos. Esto en muchas ocasiones supone que los intereses de los estudiantes no se ven representados por esas organizaciones o queden relegados a un segundo plano, porque prevalecen los de la organización que les financia. Nosotros estamos en contra de este tipo de organizaciones, porque sólo consiguen desmovilizar a los estudiantes. Y cuando se dan problemas como el que ha mencionado mi compañero, es previsible que no ayuden a solventar el problema. Nuestra prioridad es la educación; los estudiantes y sus derechos.”

¿Que opináis de la fuga de cerebros?
A: “Personalmente, creo que es importante irse una temporada a otros países para ampliar nuestros horizontes, aprender idiomas, ver otras formas de trabajar… Pero lo que no puede ser es que esto se haga por obligación, porque no hay oportunidades en tu propio país. Realmente en España es muy difícil encontrar un trabajo relacionado con aquello que has estudiado. Nosotros estamos en contra de la fuga de cerebros, siempre y cuando sea obligatoria.”

R: “Exactamente, hay una presión social y económica muy fuerte. No tiene ningún sentido formar personas para que después estas se marchen: ya que las has formado, aprovecha esos conocimientos para mejorar la situación del país. Si hay formación, también debe de haber oportunidades laborales.”

¿Qué opináis de la educación privada frente a la pública?
A: “Yo no estoy a favor de que haya escuelas privadas; pero desde luego, lo que no puede ser es que haya escuelas privadas financiadas con dinero público y no haya dinero público para escuelas públicas. No hay en las ciudades escuelas suficientes para albergar a todos los estudiantes, pero esto es un problema público, y no puede ser que se tenga que solventar con iniciativas privadas. Además, estamos llegando a un punto en el que esas iniciativas están monopolizando el sector. No puede ser que en artes, por ejemplo, haya estudiantes que ni siquiera tengan un sitio donde sentarse mientras se están dando subvenciones a instituciones como la de la Sagrada Familia para construir un centro polideportivo, cuando se trata de una organización totalmente privada. Hemos de ser conscientes de que hay recursos, pero de que no están bien distribuidos.”


R:
 “El problema que yo veo aquí es una clara intención política, pues se está intentando potenciar la educación privada, y esto es algo contra lo que nosotros nos oponemos. Tenemos el ejemplo de Estados Unidos, en el que las familias se endeudan prácticamente toda su vida para pagar algo que realmente es un derecho, y hasta donde yo sé, nadie debería verse obligado a pagar por sus derechos. Tenemos derecho a la libertad de expresión, y no pagamos por ella; ¿por qué deberíamos entonces pagar por nuestro derecho a la educación? ¿Quiénes son los dirigentes políticos para señalar a alguien y decir: “Tú no puedes estudiar”, solo porque no tenga suficiente dinero?”.

Desde el FDE, ¿querríais mandar algún mensaje a la comunidad educativa?
A: “Este es un problema que nos afecta a todos. Nos afecta ahora como estudiantes y nos va afectar en el día de mañana cuando seamos padres, tíos, abuelos, o simplemente porque nos preocupe haber dejado un futuro a nuestro paso, y no un agujero negro donde todo se acaba. Realmente la solución no está yendo a votar, sino cogiendo el problema con nuestras propias manos y organizándonos. Yo también quiero mandar el mensaje de que nosotros, como sindicato estudiantil, tenemos mucha experiencia y somos una ayuda, pues hemos aprendido a base de errores. Tenemos claro que si no luchamos día a día por pequeñas causas, primero en nuestra clase y después en nuestro centro, no podemos esperar parar planes como el “3+2”, la LOMCE o las reválidas. Por eso yo animo a todos los estudiantes, no a salir a la próxima huelga, sino a que se organicen y luchen día a día. Es hora de que los estudiantes asumamos nuestra responsabilidad. Tenemos derecho a estudiar, pero también tenemos la obligación de conseguir y mantener ese derecho. Si ahora mismo hubiera en cada aula diez estudiantes involucrados en esta causa, ganaríamos todas las batallas.”

R: “Yo quiero decirles a los estudiantes que los derechos no caen del cielo. Hubo gente que luchó antes por nosotros, y ahora mismo nos toca luchar por nosotros mismos y por las personas que están por venir. El Frente de Estudiantes es un altavoz: nosotros vamos a defender cualquier pequeño o gran problema, porque consideramos que debemos apoyarnos entre todos. Es una lucha estudiantil, pero también es una lucha social: la educación crea en gran medida nuestro futuro. Por eso es por lo que debemos escuchar a la gente, porque, ¿cuál es el futuro que queremos crear?”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.