El principio del fin de Cataluña.

[dropcap]H[/dropcap]oy se decidirá el futuro de Cataluña. Es triste ver cómo algunos partidos, desesperados por el inminente abismo que les esperaba a la vuelta de la esquina con unas elecciones anticipadas, puede causar un acuerdo repentino después de meses negociando. El miedo a que los catalanes puedan elegir otra vía distinta a los dos partidos independentistas era demasiado alto como para caer en su planteamiento, así que “algo había que hacer”.

Es por esto que el lunes, al final de la tarde, el señor Artur Mas nos sorprendió a todos con estas palabras: “Me hago a un lado. Para mí es una decisión dolorosa, pero estoy muy convencido de lo que estoy haciendo. En los próximos días se verán con claridad los beneficios, para el país y para el proyecto”. Podríamos afirmar que esta decisión es muy buena para Cataluña, pero a su vez, hace que llegue “el principio del fin” de esta comunidad con mayor velocidad. Otra de las frases que más destacó en su discurso fueron las siguientes “Hemos corregido aquello que no nos dieron las urnas con la negociación”; estas palabras no representan precisamente una intención democrática por parte de Mas ni de su respectivo séquito, sino que más bien dejan entrever una disposición muy firme tanto de JxSí como de las CUP de que harán todo lo que esté a su alcance para cumplir su cometido y sus deseos, aun a pesar de que solo cuentan con un 48% de los catalanes, que supone no llegar ni siquiera la mitad de la población.

ARTUR.PUIGDEMONTEl nuevo personaje al que se le ha adjudicado la buena o mala noticia de ser presidente de la Generalitat es un tal Carles Puigdemont, hasta ahora alcalde de Girona y presidente de la Asociación de Municipios por la Independencia, a la cual pertenece también Girona. Estamos hablando de un político que no se ha presentado en ninguna lista a elecciones generales, sino que está el tercero en la lista de CDC por Girona. Por tanto hoy será investido por JxSí y las CUP cuando no ha sido votado en las urnas y, por lo tanto, es una elección que sólo se ha hecho porque conviene a los partidos que han acordado permanecer en el poder.

Además, el señor Mas le dedicó recientísimamente estas palabras a Puigdemont: “El Parlament investirá en la primera votación a Carles Puigdemont, vinculado a CDC, al municipalismo. Lo ha hecho muy bien como alcalde, tiene muy claro que Cataluña es una nación que tiene derecho a decidir su futuro y que conviene que lo ejerza, y que como objetivo nos debemos plantear que este país llegue a ser como todos los países normales de Europa”. Sin embargo, este nuevo aspirante a la presidencia tiene a sus espaldas una dura acusación a la nación española: “los invasores serán expulsados”. En esta frase podemos ver la enorme manipulación que este nuevo presidente va a seguir llevando a cabo sobre los ciudadanos de Cataluña con el fin de que realmente se convenzan de que los españoles somos “los malos” que, además les “robamos” cuando realmente es la Generalitat la que no para de pedir dinero al gobierno español.

Neila Rodríguez.

Deja un comentario