“Corre pero sobre todo DISFRUTA EL MOMENTO” (F.D.R.)

[dropcap]C[/dropcap]on estas palabras comenzaba hablando uno de los fundadores y “jefazos” del club Florentino Díaz Reig, José Aurelio Puras. El club Florentino Díaz Reig surgió hace unos 24 años, y abarcó fútbol, balonmano y atletismo. Hoy, dedica todos sus esfuerzos en este último deporte, tratando de demostrar que no hay nada imposible y que, con esfuerzo, constancia y ganas, las cosas se consiguen, los triunfos llegan y, los obstáculos desaparecen.

¿Qué es el atletismo para ti, hoy en día?

Buena pregunta…si te digo la verdad, hoy, es un sufrimiento. Un sufrimiento porque, hoy en día, el atletismo, administrativamente, hablando se ha puesto más complicado. Cada día es más difícil sacar un club adelante, con toda la burocracia que existe, y adaptarse a la actualidad.

¿Has cambiado el concepto que tenías del atletismo desde la fundación del club?

Sí, por supuesto. Lo fundamos como un hobbie, como una distracción, para dar salida a unos niños que en aquel momento no tenían cabida en otros clubs, porque no les aceptaban y, empezamos a trabajar, luego ha ido yendo hacia arriba en función de las demandas de los atletas. Por increíble que parezca, empezamos en escolares y, hoy, estamos en primera división nacional femenina.

¿Qué es lo que te motivó a formar este gran equipo?

Empezamos en el APA del Florentino Díaz Reig, que era un colegio público, pero desde un APA no se puede trabajar, no había cabida. Los niños querían jugar al futbol por lo que era necesario estar federados y, por ello, creamos el club.

¿Cuál ha sido tu momento más feliz desde el inicio del club?

Ha habido muchísimos, buenos momentos muchísimos… El club se creó concretamente en el fútbol pero se dio cabida a niños de balonmano que querían entrar. Como no había club de balonmano femenino, en Burgos, se creó y, estuvimos en segunda, subimos a primera y casi conseguimos el ascenso a división de honor. Esos fueron unos momentos muy importantes.

En el futbol también ha habido momentos buenos, con un equipo campeón provincial.

Y en atletismo, en primeros inicios, impacta, cuando un colegio pequeño como el Florentino Díaz Reig, que solo competía en escolares, consigue disputar en un campeonato de España, quedando segundos y terceros. Te quedas sin palabras, fueron inicios preciosos. Además, dar continuidad a aquellos niños es lo que nos ha hecho crear el club y seguir adelante. El ascenso a primera…un objetivo soñado y hecho realidad. Cada campeonato de España es otro sueño y momento feliz. Cuando ves a tus atletas ganar un campeonato de España o conseguir sus objetivos es algo que no se puede describir con palabras.

¿Cuáles son los planes de futuro del florentino?

El momento es el que es, muy duro, ¿dónde vamos a llegar? ¿Qué vamos a hacer? Solo sé hasta el momento de hoy. En septiembre, cuando haya que empezar la nueva temporada…nadie sabe lo que va a pasar, hay que reorganizar mucho. A mí, este trabajo de muchos años (conseguir un sueño, mantenerlo…), no me gustaría dejarlo, sería muy muy duro…pero bueno esperemos que no, que seamos capaces de retomar esta situación y adaptarnos a las normas de hoy en día y seguir trabajando, para que todos los atletas y todas las atletas puedan tener cabida en este club y seguir cumpliendo su sueño.

¿Qué recomendación le darías a un atleta?

A nivel de niño, que se divierta, que no tenga ganas en ganar carreras sino que lo pase bien, que de la diversión le vendrán los resultados y, una vez que sea más mayor que se lo tome en serio y que entrene para poder ganar y estar arriba en la élite. La élite es muy difícil. Todos lo sabemos, pero que entrene para estar a un nivel alto, a un nivel competitivo y sobretodo que disfrute de lo que hace.

Estas palabras muestran la difícil situación que se esconde tras la pista de atletismo. Estas son las palabras de una gran persona que ha luchado, lucha y luchará por cada atleta del club Florentino Díaz Reig.

Sólo me queda decir que lo que no se puede describir con palabras, como bien dice él, es todo lo que nos ha enseñado no sólo en el mundo deportivo sino también en la vida. Formar parte de esta gran familia es de las mejores decisiones que se pueden tomar, compartir triunfos, viajes, amigos, cenas… Nos ha enseñado que la vida es dura pero que si no nos esforzamos hasta el máximo no sabremos hasta donde somos capaces de llegar. Nos ha hecho tener confianza en nosotros mismos y demostrarnos que cualquier objetivo que nos propongamos, por muy lejos que parezca, si ponemos toda nuestra energía y esfuerzo en él, lo conseguiremos. Porque nada es imposible.

Laura Royo

Deja un comentario