COMER RÁPIDO Y BIEN: INTRODUCCIÓN

La cocina ha dejado de ser una esclavitud y una tarea rutinaria. Biológicamente  “somos lo que comemos” y la cocina continua ejerciendo como laboratorio de la casa, un placer que repercute en nuestro bienestar y alegría.

La vida que llevamos, llena de urgencias, tiende a que hagamos comidas rápidas pero por ello no debemos descuidar el aspecto nutritivo.

El objetivo es la comida sana, nutritiva, variada y de buen ver.

Los alimentos deben aportar proteínas, imprescindibles para la formación y desarrollo de los tejidos, de calorías, necesarias para el buen ejercicio de las actividades, y ricos en vitaminas y sales minerales, que ayudan al funcionamiento del organismo y al aprovechamiento de otros alimentos.

Se puede comer rápido y bien. Una dieta equilibrada debe incluir proteínas, hidratos de carbono, grasas, vitaminas y minerales.

Las proteínas son la base del organismo. Contribuyen a formar nuevos tejidos y a regenerar continuamente los glóbulos rojos de la sangre. De origen animal se encuentran en la carne, pescado, huevos, leche. Tienen más valor biológico que las de origen vegetal, aunque estas también son indispensables para lograr una alimentación completa.

Los hidratos de carbono son sustancias energéticas quemadas en el organismo para producir calorías. Alimentos más ricos en hidratos de carbono son: el azúcar, la miel, los frutos secos, cereales,(arroz, harina, pastas), legumbres(judías, garbanzos, lentejas) y los tubérculos(patatas, zanahorias).

Las grasas aseguran al organismo gran parte de la energía necesaria para el trabajo y la actividad. Facilitan la regeneración de los tejidos, la formación de ciertas hormonas y la obtención de calorías. Pueden ser de origen animal o vegetal e ingerirse sólidas o líquidas. Pero hay que tomarlas con moderación (unos 100 gr diariamente) pues  con exceso conducen a la obesidad y trastornos de salud.

Las vitaminas y minerales regulan el buen funcionamiento del metabolismo humano y facilitan la asimilación y mejor aprovechamiento de los alimentos

Maribel Herreros Medina

Deja un comentario