5 claves de la Reforma laboral

  • El nuevo despido improcedente: La nueva herramienta.

 

El despido improcedente de los trabajadores fijos se ha reducido de 45 días a 33 días por año trabajado y un máximo de 24 mensualidades.

 

Ahora bien, los trabajadores con contratos de 45 días por año trabajado mantienen esta indemnización hasta el 01/04/2012, pero a partir de entonces, la indemnización que empiecen a acumular será de 33 días por año.

 

No obstante, la indemnización máxima para aquellos que tengan en la actualidad un contrato de 45 días por año trabajado, conservan el tope máximo en 42 mensualidades (no 24).

 

 

  • Modificación del despido procedente.

 

Si la empresa alega causas organizativas, económicas, técnicas o de producción, la indemnización seguirá siendo la misma que ahora: 20 días por año trabajado y un máximo de 12 mensualidades.

 

Ahora, en vez de optar por el despido, la reforma favorece la búsqueda de soluciones alternativas. El requisito es que la empresa acumule nueve meses consecutivos de caída de ingresos o ventas. Así, la empresa podría modificar las condiciones laborales de sus trabajadores (salarios, jornada, sistema de rendimientos, cambio de categoría profesional, etc…).

 

 

  • Encadenación de contratos temporales: Se acabó el chollo.

 

Al restablecerse la prohibición de encadenar contratos temporales a partir del 31 de diciembre de 2012, se acabó con la regulación del gobierno anterior, que aprobó de manera temporal y hasta el 1 de enero de 2013, que esos encadenamientos pudieran superar esos 24 meses.

 

 

  • Beneficios para emprendedores y jóvenes.

 

Se ha puesto en marcha un contrato indefinido para emprendedores, en empresas de menos de 50 trabajadores, que incluye una deducción de 3.000 euros para la contratación del primer trabajador menor de 30 años que esté en desempleo. El empleado podrá cobrar un 25% de la prestación por desempleo y el empleador deducirse el 50% del coste para la empresa.

 

Para nuestros jóvenes (y no tan jóvenes) se han diseñado los contratos de formación hasta los 30 años con un periodo de prueba de un año. Las empresas que contraten a jóvenes tendrán bonificaciones frente a la Seguridad Social.

 

 

  • ¿A qué está obligado un parado?

 

Los desempleados que están apuntados en las listas de los servicios públicos de empleo y están cobrando una prestación por paro “podrán realizar servicios de interés general en beneficios de la comunidad” a través de convenios con las Administraciones públicas.

Miguel Mallén San Miguel

Deja un comentario